Esperanza Santamaria - esantamaria@larepubica.com.co Lunes, 6 de agosto de 2012

El signo RDS no puede existir en el mercado toda vez que genera confusión con la reconocida marca Fuera de Serie, FDS, de la compañía Valmark S.A.

Así lo ratificó en una decisión de segunda instancia la Superintendencia de Industria y Comercio, luego de encontrar que la marca solicitada por Mauricio de Jesús Cristancho León cumplía además con otra causal de irregistrabilidad: compartía los mismos canales de comercialización de Valmark.

Cristancho León solicitó el registro del signo RDS el 2 de diciembre de 2010 con el propósito de distinguir productos de la clase 25 de Niza (vestidos, calzado y sombrería). Sin embargo, ante la solicitud del mismo, la compañía  Valmark S.A. se opuso de inmediato con el propósito de proteger sus marcas FDS, 'Fuera de Serie', un hecho que fue respaldado por la Superindustria.

De acuerdo con la SIC, los signos son susceptibles de generar confusión en los consumidores toda vez que ambos cuentan con una estructura gramatical semejante, donde RDS reproduce de forma exacta, en el mismos orden y posición, dos letras de tres que componen el signo registrado.'(…) solo se limita a modificar la consonante 'F' por la 'R' en la expresión RDS, lo cual no le confiere suficiente distintividad, ya que resultan confundibles desde el punto de vista ortográfico, visual, así como al ser pronunciadas', sostuvo.

La entidad también argumentó que la letra 'R' era visualmente similar a la 'F' , por lo que, de coexistir en el mercado, el consumidor no tendría los elementos suficientes para individualizarlas.

Adicionalmente, la Superindustria encontró que ambos signos compartían los mismos canales de comercialización, pues ambos buscaban distinguir vestidos y calzado, razón por la cual decidió negar la solicitud del registro.

Ante la decisión, Cristancho León interpuso el recurso de reposición argumentando que la única diferencia entre FDS y RDS era la consonante 'R'.'Los signos FDS y RDS son autónomos, de independencia pura que no genera en la mente confusión alguna que permita asociarlos o relacionarlos como quiera que la impresión primaria de la letra R al inicio de la pronunciación del signo le imprime una distintividad propia que la hace diferente y distintiva de la expresión FDS', sostuvo Hernán Darío Ruiz, abogado de Cristancho.

A pesar de los argumentos anteriormente planteados, la SIC reiteró su decisión al mencionar que la impresión de los conjuntos era semejante, pues se trataba de tres consonantes ordenadas sin una vocal que las acompañara, 'donde el fonema inicial 'R' y la 'F' tienen trazos semejantes que permiten su confusión en particular en una visión apresurada', dijo la SIC.

Para la Superindustria era claro que existía la posibilidad de que el consumidor entendiera que las marca RDS tiene un vínculo con FDS, más allá de las diferencias fonéticas de las letras 'F' y 'R' y de las expresiones 'Fuera de Serie'.

Unido a esto, la SIC reiteró que ambos signos compartían los mismos canales de comercialización, por lo que a través de la resolución 61461 de 2011 decidió negar el registro de RDS.