Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José David Castilla viernes, 26 de abril de 2019

Unión entre entidades podría aumentar los rendimientos de la economía naranja

Una de las banderas de la política económica del Gobierno es la denominada economía naranja. El desarrollo de la Ley 1834 se fundamentó en el marco jurídico para las industrias que hacen parte del sector creativo. Sin embargo, la dinamización legal y las contradicciones normativas han llegado a perjudicar al sector.

Durante el desarrollo del seminario sobre la Propiedad Industrial y la Economía Naranja, el superintendente de Industria y Comercio, Andrés Barreto, aseguró que “a la economía naranja le llegó la hora y no la podemos dejar pasar”.

También aclaró que “la entidad está buscando nuevos caminos para integrar la normatividad que existe en el sector de los espectáculos públicos y de la economía naranja”.

Según los análisis, muchas veces la carencia de claridad normativa o la ausencia de profesionalización generan que grandes proyectos creativos se pierdan en el camino.

“Estamos tratando de crear un sistema holístico alrededor de las economías creativas”, aseguró Barreto durante su intervención.

Otro punto que llamó la atención es que la entidad está buscando eliminar el divorcio que existe entre las entidades que se enfocan en el derecho de autor (la Dirección Nacional de Derecho de Autor) y las organizaciones que buscan proteger la propiedad industrial (SIC).

Jairo Rubio, exsuperintendente de Industria y Comercio, compartió la iniciativa que anunció Barreto. Para él, “uno de los problemas es que tenemos dos entidades muy parecidas que están haciendo cosas diferentes”, y aclaró que “unificar estas entidades en una sola nos puede ayudar a impulsar el sector de las industrias creativas de mejor forma”.

Danilo Romero Raad, socio de propiedad intelectual en Holland and Knight, aseguró que “aunque la unificación normativa pueda ser el ideal, el problema es que las autoridades no se han preocupado para la internacionalización del derecho de autor colombiano”. También recalcó que “para desarrollar una efectiva se le debe dar un peso más amplio y representativo en el presupuesto nacional”.

Según estudios de la Contraloría General, el sector de la economía naranja mueve 3% del PIB nacional y está jalonado, principalmente, por la industria musical y cinematográfica.

Sin embargo, en el país existen normas y tratados internacionales que prometen exenciones de impuestos que terminan siendo contradictorias. De allí, surgió la necesidad de estandarizar el marco regulatorio para generar seguridad jurídica y tributaria.

“No hay nada más triste para uno ver cómo se desperdicia el talento porque no estamos garantizando los trámites para monetizar”, reflexionó Barreto al finalizar su alocución.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.