Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Christian Díaz Maldonado - cdiaz@larepublica.com.co jueves, 10 de diciembre de 2015

La empresa estadounidense de entretenimiento y la institución educativa alegaban fuertes similitudes gráficas con sus marcas registradas, dado que la solicitante pretendía registrar un signo con semejanzas en su estructura marcaria completa, motivo por el cual la Superindustria declaró fundadas las oposiciones y negó el registro.

Disney es mundialmente reconocido por sus películas infantiles, por Mikey Mouse y su emblemático castillo; un rival que ganó el pulso marcario al presentar sus argumentos ante la SIC. Del mismo modo lo hizo el Gimnasio Santana del Norte, que argumentó que el signo no podía ser registrado, pues podría generar confusión en el consumidor, puesto que la imagen que evoca un castillo, muy similar a las previamente registradas. 

La Superintendencia de Industria y Comercio resolvió el caso desde la primera instancia, pues el registro de la marca Jardín Infantil Burbujas de Acuarelas no pasó el primer filtro de la SIC, no obstante y a pesar del nivel de los opositores, la solicitante llevó el caso a un segundo momento donde pensó que tendría posibilidades. 

El abogado investigador en derecho administrativo Camilo Cueto explicó la manera en que la SIC obró a la hora de proteger las marcas registradas, evitando posibles confusiones y aseguró que “en el caso concreto es llamativo observar la forma en la cual la Superintendencia de Industria y Comercio protege la marca de Disney, particularmente su castillo que es mundialmente conocido y que puede generar equívocos entre la población que ya identifica esta marca norteamericana desde hace bastante tiempo”. 

Y agregó sobre el caso que se “observa así mismo una coherencia con el respeto de la normatividad internacional” aplicada.

Uno de los principales argumentos para negar el registro fue que las marcas en disputa deben ser analizadas en su totalidad, y las expresiones gráficas y tipo de texto utilizados por el solicitante atentan contra la propiedad de derechos de autor que tiene Disney sobre el diseño de su castillo.

“La falta de originalidad en la solicitud negada es evidente. El análisis de la Superintendencia de Industria y Comercio, al comprobar que el signo carecía de distintividad e incurría en una semejanza visual, es acertado pues cumple el fin de proteger el derecho marcario de terceros”, explicó Alvaro Ramirez Bonilla, director de la firma B&R Latin America.

La solidez de los argumentos presentados por Disney permitió a la SIC frenar las intenciones de registro del solicitante.

Las opiniones

Camilo cueto
Abogado investigador en derecho administrativo
“Es llamativo ver como la SIC protege la marca Disney, particularmente su castillo que es mundialmente reconocido y puede generar equívocos entre la población que desde hace años identifica la marca”. 

Álvaro Ramírez Bonilla
Director de la firma b&r latin america
“El análisis de la Superindustria, al comprobar que el signo carecía de distintividad e incurría en una semejanza visual, es acertado pues cumple con el fin de proteger el derecho marcario de terceros”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.