Viernes, 10 de agosto de 2012

La Superintendencia de Industria y Comercio visitó 28 estaciones de servicio en las ciudades de Bogotá y Armenia para verificar que las reducciones ordenadas por el Gobierno nacional para la gasolina y el ACPM en los meses de junio y julio se hicieran efectivas.

De estas, 11 no cumplieron con la obligación de reducir los precios, por lo que a cada una de ellas se le impuso una sanción de 200 salarios mínimos legales mensuales vigentes, es decir, $113.340.000 cada una. 

En la actualidad todavía quedan en curso 2 investigaciones, y en 15 casos se archivaron por cumplimiento de la norma.

La Superintendencia informó que en adelante continuará ejerciendo la labor de control y vigilancia con campañas que verifiquen que la información que se está entregando a los consumidores es adecuada, y que la calidad y cantidad del combustible entregado a los consumidores cumpla con los parámetros establecidos en las normas correspondientes.