Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cristian Acosta Argote - cacosta@larepublica.com.co miércoles, 14 de julio de 2021

Sergio Rodríguez Azuero, socio fundador de CMS Rodríguez-Azuero, aseguró que 36 inversionistas recibirán un estimado de US$5 millones

Han pasado doce años desde que CMS Rodríguez-Azuero empezó a representar a los inversionistas en Colombia afectados en el Caso Stanford. Luego de más de una década de proceso, la firma anunció que lograron un hito al recuperar 100% de la inversión en la segunda estafa financiera más grande de Estados Unidos. Para conocer los detalles del logro, Asuntos Legales habló con Sergio Rodríguez Azuero, socio fundador de la firma, quien aseguró que 36 inversionistas recibirán un estimado de US$5 millones.

¿Cómo dieron con la victoria del caso en Colombia?

Analizamos el caso y encontramos que la actuación de los representantes de la comisionista era censurable porque al poner los productos a los inversionistas colombianos no habían cumplido con una serie de requisitos que el mercado de valores en Colombia les impone. Había una carencia de información y con la demanda logramos que los inversores en Colombia fueran los únicos en el mundo que recuperaran 100% de la inversión más los intereses generados, lo cual representó US$5 millones para 30 inversionistas.

¿Cómo se originó el caso?

En Estados Unidos se presentaron dos grandes estafas en un tiempo relativamente corto. La primera es la famosa estafa Madoff, que di lugar a un escándalo gigantesco por su cuantía y poco tiempo después la que llamamos la ‘estafa Stanford’. Esas compañías recibían dineros de los clientes para poner las inversiones en papeles que eran seguros y estaban invertidos en distintas jurisdicciones y diversificados.

A la hora de la verdad todo esto fue falso, pues tenían un esquema piramidal en la cual los dineros se utilizaban para pagarles los rendimientos a los clientes anteriores, como pasó en Colombia con el Fondo Premium. Esta estafa fue descubierta por las autoridades americanas en 2007 y como consecuencia de ello se ordenó tomar todas las operaciones del Grupo Stanford. Esto significaba paralizar sus operaciones en Estados Unidos y su banco ubicado en la isla Antigua.

¿Cómo llegó Stanford a Colombia?

Stanford decidió iniciar una operación en Colombia y compraron una comisionista de valores, le cambiaron el nombre a Stanford S.A Comisionista de Bolsa, y esa comisionista hizo contratos de corresponsabilidad para las empresas del Grupo Stanford, comenzando por el banco en Antigua, Stanford International Bank.

¿Cómo operó Stanford en Colombia?

Los funcionarios de la comisionista en Colombia, además de ofrecer a la clientela colombiana productos del mercado local, comenzaron a ofrecer certificados de depósito a término en Antigua. Como lo pudimos probar a través de los testimonios y empleados de la comisionista, el grupo estableció unas políticas particulares de incentivos de mayores ganancias para generar nexos con el banco de Stanford en Antigua, pues ofrecían tres veces más comisiones de las que se ganaban aquí, lo cual captaba la atención de las personas en el país para invertir.

¿En qué momento inicia el proceso en el país?

Cuando las autoridades americanas congelaron las operaciones del Grupo Stanford el pánico se apoderó de los inversores colombianos. Las personas que tenían alguna operación de bolsa con la sociedad comisionista dejaron de actuar. No hubo ningún problema con las operaciones locales en Colombia de esa comisionista, pero, los clientes que habían invertido en Antigua por la comisionista tuvieron que ver cómo los interventores tomaban el control de las compañías y no sabían cómo acceder a los recursos que ya habían invertido en el exterior.

¿Cómo fue el proceso de interventoría?

Estos procesos liquidatorios son demorados, complejos, costosos y deficientes en cualquier parte del mundo. Los interventores deben hacer un inventario gigantesco de los clientes y de los activos que existen, además, deben ver que tan líquidos son y cobrarle al deudor y con el recaudo pagarle a los acreedores. Así ocurrió en este caso. He sostenido que después de 12 años nosotros estamos en este proceso y nuestras investigaciones nos muestran que en Estados Unidos se han pagado cinco o seis centavos a cada acreedor en relación con cada dólar.

¿Cómo fue la relación de la firma con los interventores?

Esos interventores se dedicaron a lo largo de los años a atacarnos en todas las formas, como a nombrar abogados en Colombia de firmas prestigiosas. En todas las formas presionaron a nuestros clientes para que dejaran la acción en Colombia y fueran a las cortes americanas. Los interventores en Colombia nos hicieron procesos ante la Supersociedades: tuvimos una actuación hostil durante todo el tiempo que manejamos el caso.

LOS CONTRASTES

  • Lorenzo Villegas-CarrasquillaSocio en CMS Rodríguez-Azuero

    “Los reconocimientos que hemos tenido como firma responden a la forma como nos ve el mercado y en especial a la forma en la que nos ven nuestros clientes”.

¿Cuáles fueron los pasos posterior a la victoria del caso?

Decidimos demandar a la comisionista y fue una enorme novedad desde el punto de vista jurídico porque tomamos un camino que fue no fue demandar al receptor de los depósitos en Antigua, ya que habría sido una labor inútil, sino a la comisionista por la poca claridad ante los clientes y los depósitos. El proceso se perdió en primera instancia y se apeló nuevamente, pero los tribunales no nos dieron la razón salvo en un detalle: reconoció que nuestros clientes sí sufrieron un daño. El paso siguiente fue un recurso de casación, procesos que solo llegan a una victoria de entre 4% y 5%. Presentamos todas las pruebas y la evidencia y la Corte Suprema decidió que los inversionistas debe recibir la suma por capital más los intereses de doce años.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.