Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Geraldine Romero - gromero@larepublica.com.co lunes, 25 de mayo de 2015

Al conocer  que  Laserna y Cia había hecho la solicitud,  Monomeros se opuso al observar que su marca Rekox Sumax podía ser confundida en el mercado.

Cuando la  Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) aprobó el registro, la opositora, cuya empresa es   una filial de Pequiven, acudió al recurso de apelación para insistir en que Sumag no podía existir.

En su lista de fundamentos se encontraba que Sumax y Sumag  tenían un compuesto similar y que compartían medios de comercialización, pues las dos se referían a productos como abono y fertilizantes para el suelo. Monomeros indicó que las personas podían llegar a pensar que las marcas provenían del mismo titular; argumento que su firma consideraba suficiente para  negar el registro del signo que tenía menor derecho.

Adicionalmente, expresó que cuando las marcas en conflicto suponían una vinculación entre fabricantes o titulares, se presentaba un aprovechamiento de la reputación del nombre previamente registrado.

Juan Carlos Uribe, socio de Triana Uribe & Michelsen, expresó que  había variedad de casos donde  la SIC  a veces establecía que una palabra ayudaba a darle distinción a un signo frente a otro.

“Por eso en ocasiones queda la sensación de que no hay un criterio científico para decir si una marca se parece o no a otra, es aquí cuando la Superindustria debe profundizar en sus explicaciones a la  hora de otorgar o no un registro”.

Para dar solución a esta confrontación la SIC manifestó que la semejanza radicaba en la expresión compartida Suma, lo que era percibido como una coincidencia parcial, puesto que la marca opositora Rekox Sumax era más extensa y se pronunciaba diferente.

En respuesta del riesgo de confusión pronunciado por la opositora, la  entidad señaló que la probabilidad de que el consumidor fuese inducido a error era mínima, ya que la capacidad de distinción del signo solicitado permitía individualizar las marcas.

Con esto, el ente confirmó la concesión de Sumag a la sociedad Laserna, la cual  registró ventas de $14.206 millones  en el país.

Las opiniones

Juan Carlos Uribe
Socio de Triana Uribe & Michelsen

“En ocasiones queda la sensación de que no hay un criterio científico para decir si una marca se parece o no a otra, es aquí cuando la entidad debe profundizar en sus explicaciones”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.