LR

César D. Rodríguez Flórez - cdrodriguez@larepublica.com.co Jueves, 9 de noviembre de 2017

El superintendente, Pablo Felipe Robledo, aseguró que no se han encontrado evidencias para seguir investigando a la entidad.

El superintendente de Industria y Comercio, Pablo Felipe Robledo, manifestó que actualmente no existen pruebas que confirmen que la empresa Tecnoglass esté involucrada en el escándalo por la reventa o desvío masivo de entradas para los partidos de la eliminatoria del Mundial de 2018 de la selección Colombia de fútbol.

Robledo le aseguró a varios medios de comunicación que tras semanas de investigación aún no se han encontrado elementos probatorios en contra de los hermanos Christian y José Manuel Daes, quienes según algunas hipótesis iniciales tendrían algo que ver con la polémica.

Por lo anterior, el superintendente fue enfático al afirmar que en este caso, aún no se han encontrado pruebas que los involucren,  por lo que no se imputarán cargos, ni se atribuirá responsabilidad alguna y se archivará su caso por ahora.

Durante la investigación, Robledo explicó que se revisaron teléfonos y computadores para analizarlos en los laboratorios forenses y que los resultados tardaron más de lo esperado en salir porque “cada vez que investigamos encontramos cosas que nos llevan a la necesidad de practicar más pruebas”, dijo.

El funcionario recordó que hay una indagación preliminar y que ha contado con la participación de colaboradores que permiten tener información sobre el desvío de las boletas, pero que a hoy, la SIC aún no ha podido corroborar la hipótesis de que Tecnoglass o alguna de sus empresas estén detrás del llamado “jefe” de la reventa de boletas, que ya estaría identificado por la Superindustria.

Al respecto, en diálogo con Caracol Radio, Christian Daes, COO de la compañía, dijo que la SIC no encontró ni encontrará ninguna prueba en la indagación que adelanta que vincule a Tecnoglass porque “no hay ni va a haber nada”.

Adicionalmente, el empresario recordó que los señalamientos preliminares sobre el supuesto enredo con las malas prácticas frente a la venta de la boletería de los partidos de la Selección Colombia le causaron daño a su familia y a las de sus trabajadores, por lo que dijo “no entiendo cómo nos graduaron de revendedores”.

Daes dijo que la investigación que vinculó a su grupo empresarial es justificable ante un anónimo pero reprochó que no se haya indagado en principio a la Federación Colombiana de Fútbol.

Ante esto, y alegando su daño, el ejecutivo recordó que con su grupo de abogados irá hasta las últimas consecuencias legales, porque ha habido un daño económico ya que a raíz de estas investigaciones, y lo que ha salido en la prensa, hubo clientes que no les compraron, lo que derivó en problemas con bancos e inversionistas.