Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Simón Granja - sgranja@larepublica.com.co jueves, 23 de octubre de 2014

Para medicamentos y suplementos dietarios tales como multivitamínicos y productos a base de proteínas, la compañía Medinal, solicitó ante la Superintendencia de Industria y Comercio el registro de la marca C.I Medinal Zinder Kids. Sin embargo, la entidad negó el registro por la oposición presentada por la sociedad Ferrero que tiene registrado el signo Kinder para chocolates.

El 25 de julio de 2013, la sociedad Medinal presentó la solicitud y una vez se publicó el extracto que así lo informaba, la compañía propietaria de los conocidos “huevitos Kinder”, Ferrero, se opuso argumentando que el signo está incurso en el literal a del artículo 136 de la decisión 486 de la Comunidad Andina que dice que son irregistrables aquellos signos que se asemejen o sean idénticos a uno ya registrado.

Ante la oposición, la empresa solicitante se defendió argumentando que “con la palabra Kinder existen actualmente muchos registros de marca y todas coexisten pacíficamente, sin que exista confusión o que se infiera que tienen el mismo origen empresarial” y añadió “como bien lo ha mencionado la SIC en varias ocasiones, existen eventos en los cuales es permitido conceder un registro solicitado aunque sea similar a otra marca si se evidencia que distinguen productos o servicios diferentes”.

El abogado especialista en propiedad industrial, Camilo Suárez de la firma prietocarrizosa explicó que en este caso “la SIC consideró que la palabra Kinder resulta ser la de mayor rasgo diferenciador en la expresión solicitada, al margen de la confluencia de otros elementos denominativos poco comunes. Por tanto, al cotejarla con la marca previamente registrada halló identidad gráfica, situación que, unida a la relación existente entre los productos distinguidos por una y otra, le llevó a concluir que existía riesgo de confusión para el público”.

En cuanto a la relación entre los productos, aclaró que sí la hay dado que algunos de los suplementos dietarios, en muchos casos son bajos en azúcares o grasas, de suerte que un consumidor podría encontrar por ejemplo en una dieta, suplementos y productos tales como dulces o chocolates.

Ante la decisión tomada en primera instancia, Medinal, presentó un nuevo recurso alegando que “si bien hay semejanzas por la palabra Kinder, hay una clara y evidente diferenciación. Además, explicó que no hay relación ni indirecta ni directa entre los productos que ambas marcas distinguen y que por lo tanto no comparten el mismo mercado.

También, la defensa recurrió al Tribunal Andino diciendo que las marcas mixtas, deben ser analizadas en su conjunto y no por separado, con lo cual al SIC no cumplió. Otro de los argumentos de la apelación, fue que el público consumidor de los chocolates Kinder son los niños y son ellos quienes deciden consumirlos, comenzando porque uno de los incentivos que trae el chocolate es el juguete que trae en su interior, mientras que los suplementos vitamínicos, es el padre o la madre quienes deciden comprarlo y lo hacen por recomendación médica.

A pesar de estos argumentos, el superintendente delegado para la propiedad industrial, José Luis Londoño, decidió confirmar la decisión tomada en primera instancia.

La vencedora
De acuerdo con la página oficial de la compañía Ferrero International S.A., el grupo cuenta con 69 empresas consolidadas que tienen, a su vez, 18 centros de producción.

Al cierre de agosto de 2012 la firma reportó una facturación de US$9.900 millones, lo que representó un crecimiento de 8% en comparación con el año inmediatamente anterior.

El desempeño de los productos Kinder Joy , Raffaello y Nutella, es muy favorable para la compañía y contribuye al crecimiento con un incremento promedio anual de 24,4%, 9,4% y 8,9%, respectivamente.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.