Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Jorge Forero miércoles, 12 de junio de 2013

Hoy en el mundo se estima que casi 40 millones de personas usan este esquema laboral y en Colombia, según datos de Vive Digital, el 9% de los empleados Colombianos usan el teletrabajo como una alternativa para flexibilizar sus jornadas laborales.

Lo anterior es muy prometedor para las empresas Colombianas, pero desde el punto de vista de los empleados que somos papás, como yo, surge la pregunta de cuáles pueden ser los beneficios.
 
Hace aproximadamente 2 años dí los primeros pasos hacia el teletrabajo dentro de mi empresa, Eforcers S.A. dedicada desde hace 13 años justamente a acompañar empresas de todos los tamaños en la búsqueda de cambios disruptivos para mejorar la productividad. 
 
Inicié, pasando del esquema tradicional de tiempo completo en la oficina a tres días en la oficina y dos teletrabajando.  Esto no fue algo que se dió de inmediato. Para poder hacer este cambio fueron necesarias algunas condiciones importantes, a tener en cuenta, para seguir siendo productivo desde un lugar diferente a la oficina:
 
Contar con una conexión a Internet de calidad y un “puesto de trabajo” adecuado en mi casa.
 
Tener herramientas de IT que faciliten el trabajo colaborativo en espacios virtuales para poder cumplir con las labores asignadas.
 
Y la determinación de un plan de trabajo que esté orientado a cumplimiento de objetivos y resultados.
 
A partir de este cambio pude distribuir mi tiempo de tal manera que esos dos días trabajando desde mi casa programaba las tareas que dependían sólo de mí o tareas que requerían una entrega parcial.  
 
Al estar apoyado en herramientas de comunicación y colaboración (en este caso Google Apps for Business) también programé reuniones virtuales que me permitieron atender temas y proyectos sin que los demás participantes percibieran que yo estaba trabajando desde mi casa.   
 
El poder tener horarios flexibles de trabajo posibilitó que yo pudiera en las tardes de estos dos días, recibir a mis hijos del colegio y apoyarlos en sus actividades escolares sin desatender mis obligaciones laborales.   
 
Una ventaja importante de este esquema, es que ya no estoy atado en términos de información a mi computador de la oficina, aquí, la computación en la nube jugó y juega un papel fundamental, pues ya no tengo un lugar fijo desde el cual trabajó (unos días desde la casa y otros desde la oficina).   Al tener toda la información que se requiere para realizar mi trabajo en la nube, ya no tengo que estar moviendo computadores o memorias usb con los documentos que se requieren.  Solamente necesitó un navegador y acceso a la información que es clave para ser productivo (inclusive en los casos en los que tengo que trabajar desde las instalaciones de un cliente).
 
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.