Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa jueves, 10 de noviembre de 2016

La llamada hacienda El Porvenir “no se vende, no se arrienda, no se permuta”, enfatizó Samper Strouss ante unas 500 personas en una zona rural del municipio de Puerto Gaitán (Meta), donde los allegados a Carranza se habían hecho ilegalmente a unas 27.000 hectáreas de baldíos de la Nación.

Samper Strouss le dijo a la comunidad que “el Estado colombiano está y estará presente para hacer respetar sus derechos y garantizarles que en todo momento cualquier decisión sobre los terrenos se tomará en el marco de la Constitución y la ley”.

De acuerdo con el funcionario, los terrenos de El Porvenir a los que se hicieron ilícitamente Carranza y personas cercanas, se constituyen en “una deuda histórica con el país”, por la forma como el esmeraldero terminó ocupándolos.

Samper Strouss recordó que los empleados de la ANT y él mismo están yendo de municipio en municipio, explicando cómo se pueden tener derecho a terrenos baldíos de la Nación.

En el mismo acto, la gobernadora de Meta, Marcela Amaya, agradeció a Samper Strouss “por habernos escuchado”, y resaltó que desde Bogotá a la altillanura colombiana se le considere “como una oportunidad para el país, por eso necesitamos que sean dueños de sus tierras”.

De acuerdo con la ANT, se espera que esas tierras puedan seguir siendo trabajadas por los campesinos e indígenas que las han ocupado durante los últimos años. Con el tiempo, incluso, podrían ser entregadas definitivamente a esas personas.

En 1992 fueron proferidas 27 resoluciones de adjudicación respecto de los terrenos de El Porvenir. Esos baldíos terminaron englobados en cinco grandes predios: ‘Mi Llanura’, ‘Campo Hermoso’, ‘El Pedregal’, ‘Las Corocoras’ y ‘El Rincón’, cuyos propietarios resultaron ser cercanos a Carranza o a sus familiares.

De hecho, para 2014 Carranza figuraba en documentos como titular de mejoras sobre predios baldíos de la Nación, es decir, de El Porvenir. Adicionalmente los predios en cuestión eran explotados por la empresa ‘Ganadería La Cristalina’, cuyo representante legal es Hollman Carranza, uno de los hijos de Víctor Carranza, quien murió en abril de 2013.

Para evitar y prevenir posibles invasiones o fraudes, la Agencia Nacional de Tierras instaló 55 vallas por toda el área de El Porvenir, advirtiendo que se trata de un baldío de la Nación y que no se vende, no arrienda y no se permuta.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.