Asian business woman talking to her colleagues about plan in video conference. Multiethnic business team using computer for a online meeting in video call. Group of people smart working from home.

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co miércoles, 23 de septiembre de 2020

La Corte Constitucional ahora analizará las críticas presentadas a una sección de la Ley 1221 de 2008 relacionada con ciertos beneficios

Por no garantizar normas justas y condiciones dignas para los teletrabajadores, se presentó ante la Corte Constitucional una demanda contra la Ley 1221 de 2008, por medio de la cual se establecen los aspectos legales para promover y regular el teletrabajo.

Según reseñó RCN Radio, puntualmente, lo que se demandó fue el hecho de que no se le aplican a los “teletrabajadores” algunas disposiciones tradicionales sobre la jornada de trabajo, como por ejemplo, las horas extras y el trabajo nocturno.

Esto se planteó pese a que la misma norma plantea que “el Ministerio de la Protección Social deberá adelantar una vigilancia especial para garantizar que los teletrabajadores no sean sometidos a excesivas cargas de trabajo”.

Según el auto que admitió la demanda de un grupo de ciudadanos para la fase de estudio, la ley “impide que a la modalidad de teletrabajo le sean aplicables las disposiciones sobre jornada de trabajo, horas extras y recargos nocturnos previstas en el ordenamiento laboral”.

Al magistrado Alejandro Linares le correspondió el estudio de la demanda, que se presentó en época de pandemia cuando varias empresas han aplicado el teletrabajo por prevención al contagio del coronavirus, según puntualizó la reseña de RCN Radio.

La demanda, además, recuerda la necesidad de diferenciar la jornada laboral de la vida personal, una figura que ya ha sido ponderada, pues los demandantes señalaron que la jurisprudencia de la propia Corte Constitucional fijó los límites a la jornada laboral.

“Permite diferenciar los espacios y dimensiones del individuo, sin que su esfera privada se vea menoscabada por su trabajo”, por lo que dicho aspecto “no puede estar indeterminado dentro del ordenamiento jurídico”, reitera el auto de admisión.

Aunque el proceso de reactivación total viene avanzando, aún hay una buena parte de trabajadores que se mantienen trabajando desde casa. El ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, había dicho que antes del covid-19 había 120.000 personas estaban teletrabajando y hoy la cifra es de 3 o 4 millones de personas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.