Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

María Camila Reina - mreina@larepublica.com.co jueves, 8 de mayo de 2014

Después de la renuncia de Luis Alfonso Hoyos, exasesor de la campaña de Óscar Iván Zuluaga, el rumbo de ésta sin duda deberá tener otro foco, del que ya se había conocido anteriormente.

En la noche del miércoles, luego de los escándalos por la presunta relación de Hoyos con Andrés Sepúlveda, acusado de interceptar las comunicaciones de los procesos de paz, la opinión pública pudo ver al candidato del Centro Democrático en una propaganda televisiva, defendiéndose de la polémica surgida.

Zuluaga aseguró que le dolía la renuncia de Hoyos “un colombiano íntegro, un hombre recto, que siempre actúa de manera transparente. Ha sido mi gran amigo a lo largo de muchos años de vida política”.

También hizo un llamado de atención a los electores para que no se dejen llevar por “esta guerra sucia”, y pidió al presidente Juan Manuel Santos que explique sobre los US$12 millones que habría recibido J.J. Rendón exasesor de la campaña del Presidente-candidato. “No podemos permitir que haya cortinas de humo, el Presidente debe darle la cara al país y explicárselo”, indicó Zuluaga.

El debate de si la campaña del candidato tuvo relación o no con la empresa informática allanada, debe esclarecerse por parte de las autoridades judiciales, sin embargo, un tema que queda en el aire es sobre ¿cuál será la estrategia de la campaña para poder recuperar su imagen y seguir avanzando en la contienda electoral?.

Los expertos aseguran que uno de los grandes errores, en la actuación de Zuluaga es centrarse en dar explicaciones en los medios “un grave error es tratar de limpiar su nombre a través de los medios, sin tomar acciones jurídicas a las que hay lugar por las cometidas por sus asesores” afirmó Bibiana Clavijo experta en marketing político de la Universidad del Rosario.

Cuando se presentan este tipo de escándalos y rumores de un lado y otro en las campañas políticas, más en las presidenciales, según Patricia Muñoz directora de la especialización de opinión pública de la Universidad Javeriana, “se impone un efecto de obligación al actor protagonista de este rumor a salir a defenderse y dar explicaciones, cuando el candidato sale a la defensiva se descentra de lo que tiene que ser la campaña electoral y ya está en desventaja con otros candidatos”.

Una de las recomendaciones es no descuidar temas prioritarios de la campaña, “desenfocándose de lo importante para meterse en un discurso de defensa”, explicó Clavijo. Las analistas coinciden en que el candidato debe llevar el mensaje que lo había hecho subir en las últimas encuestas para que pueda repuntar en la intención de voto de los colombianos.

Los estrategas de la campaña de Zuluaga deben concentrarse, en las últimas semanas antes de las elecciones del 25 de mayo, según los expertos, en esa fracción del electorado que aún está indecisa o que piensa votar en blanco.

“Los escándalos tendrán efecto en la favoribilidad y en la intención de voto, sobre la franja de indecisos que apenas está tomando la decisión de quién puede ser el próximo Presidente, y éstos se decidirán en las dos o tres próximas semanas, situación que puede incidir en las votaciones”, indicó Muñoz.

¿Continuará la ‘guerra sucia’?
El fenómeno de la ‘guerra sucia’ o de la ‘rumurología’ ha marcado el curso de las campañas a la Presidencia de este año, desenfocando a los candidatos de los debates y las propuesta.

Para Clavijo, cada vez se está viendo más este tipo de ‘estrategias’ “que no hacían parte de las prácticas acostumbradas en Colombia, pero hemos empezado a ver en la última década, que consisten en descalificar a los otros candidatos, en una especia de campaña negra. Las repercusiones desacreditan lo que debería ser un proceso democrático y hace que el electorado no mire propuestas sino que se base en el escándalo”.

Según las expertas los hallazgos que han salido a la luz de la opinión pública “no son hallazgos inocentes” sino que se trata de un capítulo más de la guerra de campaña a campaña que tiene como fin deslegitimar.

A tan sólo 15 días para las elecciones, los cinco candidatos tendrán el reto de convencer al 15,9% del electorado que según la última encuesta de Gallup, sigue pensando en votar en blanco, o al 3,2% que aún no sabe y está indeciso.

La opinión

Bibiana Clavijo
Especialista en marketing político de la u. rosario

“Un grave error que ha cometido Óscar Iván Zuluaga es tratar de limpiar su nombre a través de los medios, sin tomar acciones jurídicas a las que hay lugar por las cometidas por sus asesores. En estos casos se recomienda no descuidar temas prioritarios”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.