Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

lunes, 6 de abril de 2020

Es increíble ver como el fútbol colombiano no aguanta el más mínimo inconveniente, ya sé que somos un país subdesarrollado, que los equipos no tienen estadios, que nuestros jugadores buenos emigran jóvenes y quedan muy pocos buenos, todo esto es real pero no estar preparados para absolutamente nada es algo que raya con lo negligente. También es cierto que el coronavirus nos sorprendió a todos, pero hay equipos que no aguantaron ni quince días de encierro.  Puede ser que esté escribiendo situaciones alejadas de la realidad, la verdad, conozco dirigentes sensatos que manejan los equipos para los que trabajan de manera más o menos adecuada con lo que tienen y las pocas herramientas que Dimayor o la Federación les ofrece, pero en general se nota improvisación y medidas con muy poco sentido común en muchos equipos colombianos.

Siempre se ha dicho que el dinero de la televisión es insuficiente para los equipos grandes, y que los patrocinios son bajos. ¿No será el momento para replantear algunas de las estrategias del fútbol profesional colombiano? El torneo de primera división con tantos equipos no ayuda ni al espectáculo ni a la economía de los clubes. La primera A tiene 20 equipos y la primera B 16, no parece muy lógico, personalmente creo que varios equipos de la primera división deberían jugar en la B. No sería el momento de invertir el número, menos en primera y más en segunda; hemos visto como los equipos colombianos en torneos internacionales no aguantan ni la primera ronda y son eliminados sin penan ni gloria por equipos desconocidos. Un torneo con menos equipos les permite a aquellos clubes en torneos internacionales planear mejor su temporada pues otro aspecto negativo de nuestro torneo es el poco apoyo que se les da a los equipos que juegan libertadores y sudamericana, varias veces ha ocurrido que un equipo debe jugar liga local y torneo internacional en el mismo día.

No es una novedad, ni estoy sugiriendo algo extraño, pero el torneo de la B es malo de solemnidad y la causa es conocida por todos, una vez cuatro o cinco equipos se perfilan para disputar el ascenso, el resto se desentiende totalmente del campeonato, al no haber descenso, no se hace necesario ningún esfuerzo, a los equipos que ocupan del tercero al último puesto nada les pasará, el siguiente torneo todos empiezan de cero. La primera b requiere, para mejorar su nivel descenso.

¿Tienen claro los equipos lo que viene una vez salgamos de este encierro? La idea parece ser que los torneos se terminen, al momento de escribir esta columna la liga belga dio por terminado el campeonato y Uefa se encuentra indignada. Suponiendo que se van a jugar los torneos completos, ¿saben los dirigentes, los directores técnicos y por supuesto la Dimayor cómo lo van a hacer? En unos ocho meses se intentará cumplir con lo que difícilmente se hace en doce, las lesiones y suspensiones serán considerables, ignoro como podrán jugar torneos internacionales ahora que el calendario quedaría mucho más apretado.

Finalmente, el contrato de trabajo que se utiliza en Colombia, un documento de mas de diez páginas que copia normas inútiles para el fútbol y que atiende poco a la especificidad de este deporte debe ser revisado a profundidad, la remuneración fija no es la mas adecuada para la actividad que desarrollan los futbolistas, es mucho mejor un sistema que remunera bien a los jugadores cuyos equipos tienen un buen desempeño. Las crisis traen grandes soluciones e ideas nuevas que espero sirvan para nuestro maltratado fútbol.