Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Lunes, 15 de septiembre de 2014

El celular, que en un inicio era símbolo de estatus y usado por solo pocas personas, hoy es un commodity. Estos aparatos son usados por todo tipo de personas, sin importar su estrato socioeconómico, labor o ingresos. Por ejemplo, hasta hace unos años los celulares inteligentes solo eran usados por gerentes y personal en altos cargos. Hoy por ejemplo, con aplicaciones como Easy Taxi y Tappsi, muchos taxistas usan celulares inteligentes de gama media para su trabajo.

Además de lo anterior, cada vez necesitamos más conexiones a internet. Inicialmente era para consultar nuestro correo electrónico, pero hoy usamos conexiones móviles para ver noticias, navegar la web y escuchar música en línea. Esto se ha convertido en una adicción y a muchas personas nos cuesta trabajo vivir sin internet. Por ejemplo, hace poco dicté una charla fuera del país y no tenía plan de roaming en mi celular, por lo cual todo el tiempo buscaba redes inalámbricas (WiFi) gratuitas. Cuando llevaba mucho tiempo sin conectarme a internet, me preocupaba pues no sabía si alguien me estaba buscando o si tenía que dar respuesta a un mensaje urgente.

En este orden de ideas, quería dar algunas recomendaciones importantes para obtener el máximo provecho de nuestros planes. Estas ideas las comparto en mis experiencias, en las cuales experimento mucho y he encontrado algunas alternativas interesantes.

Lo primero que quiero contar es que, como muchos saben, las conexiones de internet móvil de nuestros celulares, usualmente se pueden compartir con otros dispositivos. La mayoría de celulares modernos vienen con una opción que precisamente se llama compartir internet. Esta convierte a nuestro celular en un router, que a través de su WiFi o Bluetooh, comparte la conexión con otros equipos, como computadores y tablets. Es una excelente opción para cuando no tenemos otra conexión de internet.

Otra alternativa para compartir conexión de internet, es comprar lo que se llama un MiFi.  Une ha sido pionera en estos dispositivos, que básicamente, son routers portátiles. En mi caso, compré un MiFi de última generación en Estados Unidos y lo uso con un proveedor local. La ventaja es que puedo conectar múltiples dispositivos, incluyendo mi celular inteligente y no malgasto la batería de este celular. Esto es así por que al compartir la conexión de internet, gasto más batería de lo normal, lo cual está lejos de ser un buen escenario. Con el MiFi y el celular, usualmente puedo tener los dos activos entre 15 y 20 horas, sin recarga.

En mi caso, cuento con dos planes móviles. El primero con Tigo, que solo lo uso para internet y pago $2.500 por 120 MB, que funciona por dos días (en un mes, usualmente gasto menos de $30.000 por este concepto). Y en mi teléfono inteligente tengo una línea prepago con Virgin, en la cual tengo plan de voz y datos, pero uso mi saldo según mi necesidad. En este plan uso internet muy poco y solo cuando no tengo el MiFi o la red de Tigo no está disponible. Usualmente no invierto más de $30.000 en este plan, lo cual lleva mi consumo mensual a aproximadamente $60.000, algo relativamente económico.

Si internet es tan importante para nuestra vida diaria, recomiendo buscar un proveedor que tenga tecnología 4G LTE. Actualmente  lo ofrece Tigo, Movistar, Claro, Avantel y Une. Los operadores virtuales todavía no la ofrecen, pero han informado que lo harán.

En caso de que usted conecte equipos a su plan móvil, tenga en cuenta el consumo. Por ejemplo, los computadores usualmente hacen descargas sin autorización. Como las conexiones móviles suelen estar limitadas, cerciórese de que su computador no esté descargando estos archivos, sino su plan se acabará en pocas horas.