Martes, 2 de septiembre de 2014

Según Eduardo Leite presidente de la Junta Directiva de Baker and McKenzie, en entrevista con el diario mencionado, indicó que la firma ha sido la primera en romper la barrera de los US$2.500 millones desde la crisis financiera de 2009. De igual manera, Leite indicó que la firma abrió nuevas oficinas en ciudades claves de desarrollo en Medio Oriente y Asia. Esto obedece a un agresivo plan de expansión de la organización en las regiones Asía-Pacífico (que reporta un 26% del total de la facturación de la firma) y las Américas (con un 35% de participación en la facturación) mediante la apertura de nuevas oficinas y el robustecimiento de las ya existentes, particularmente en Latinoamérica. Leite también indicó que la firma enfocará sus esfuerzos en 4 áreas clave de práctica: energía, minería e infraestructura; tecnologías de la información y comunicaciones; cuidados de la salud y sector farmacéutico; e, instituciones financieras. En palabras del presidente de la Junta Directiva, se espera que en el transcurso de los siguientes 10 años, esas 4 áreas presenten un pronunciado crecimiento a nivel mundial y es ahí, precisamente, donde la firma quiere posicionarse en asesoría jurídica de primer nivel para explotar las oportunidades de negocio que se vislumbrarán en dichos sectores de la economía.

Esta noticia refleja claramente el gran trabajo realizado por las directivas de la organización en planeación estratégica pues ha logrado identificar los frentes claves de desarrollo en la economía mundial, particularmente en las regiones de Asía y América Latina, (donde se concentran la mayoría de países que componen el grupo denominado Brics) cuyas economías se están robusteciendo gracias a las inversiones en infraestructura y desarrollo en tecnologías de la información. De esta manera, la firma norteamericana espera convertirse en el aliado estratégico perfecto para que las empresas que deseen realizar negocios en estas áreas de desarrollo económico, encuentren una asesoría jurídica especializada y más importante aún, globalizada y alineada con sus planes de crecimiento estratégico. Hoy en día, no es condición suficiente tener sólidos conocimientos en Derecho para ser un eficiente y eficaz asesor de negocios internacionales. Es necesario también unos robustos conocimientos en economía, política internacional y finanzas, y estar acompañado un fuerte equipo administrativo que esté presto a brindar el apoyo necesario de tal suerte que las “estrellas del equipo” que son los abogados de la firma, se dediquen a lo que mejor saben hacer sin distracciones de ningún tipo. Baker and McKenzie es un magnífico ejemplo de la importancia de realizar ejercicios de planeación estratégica a efectos de comprender y aprovechar las oportunidades que se presentan en el mercado. 

Por supuesto, nuestro país no es ajeno a estas dinámicas de negocio. Hace pocas semanas la División de Investigaciones Económicas del Citibank pronóstico un crecimiento en la economía colombiana para 2015 de, por lo menos, el cinco por ciento, impulsado principalmente por los sectores de construcción, comercio en general y servicios financieros. Como se puede apreciar, los sectores económicos que se espera jalonen el crecimiento del país, son precisamente aquellos en donde la firma norteamericana desea enfocar sus esfuerzos y robustecer las áreas de práctica para brindar una asesoría eficiente en dichos campos. No sería extraño que la oficina de la firma norteamericana ubicada en Colombia presente un crecimiento de su planta de personal para atender las dinámicas económicas que ya se están generando en el país y se consolidarán el próximo año. 

Sería muy positivo para las firmas colombianas, independientemente de su tamaño, realizar ejercicios serios y periódicos de planeación estratégica y lo más importante, que no se quede en el papel.