Sábado, 7 de julio de 2018

*Asociada sénior de Lloreda Camacho & Co

La reciente entrada de Colombia a la Ocde plantea una serie de compromisos y retos para la Nación. En particular uno de esos retos tiene que ver con el proporcionar herramientas eficaces que protejan la Propiedad Industrial en nuestro país.

La oficina de patentes colombiana, en cabeza de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) no es para nada ajena a este reto, y desde hace un tiempo viene destacándose en la región por sus tiempos y por la calidad de las patentes que otorga. Sin embargo, y conectándose con la apertura internacional que representa pertenecer a la Ocde, la SIC también se ha preocupado por hacer parte de tratados de cooperación con oficinas extranjeras.

Es así como actualmente esta institución tiene acuerdos con: EPO, Corea, Estados Unidos, Japón, España, Prosur y Alianza del Pacífico. Estos convenios permiten que se solicite el examen acelerado de una solicitud de patente, utilizando la información recolectada y estudiada por otra oficina miembro.
Los requisitos de presentación para esta figura son simples y comunes a todos los países. Para solicitar el examen acelerado es necesario contar con una decisión favorable por parte de una oficina que estudie la patentabilidad de la invención, estar dentro del término, esto es, que no se haya iniciado el examen de fondo en el país donde se intenta solicitar el beneficio del PPH y que exista equivalencia entre las reivindicaciones concedidas y las reivindicaciones en trámite.

Aun cuando la herramienta del PPH conocida por sus siglas en inglés (Patent Prosecution Highway) no es algo nuevo, lo que si se presenta como un avance son los casos prácticos donde este concepto ha sido efectivo. Anteriormente, existía una percepción donde el PPH únicamente funcionaba si la decisión invocada provenía de oficinas de patentes de tradición como la oficina de patentes de Estados Unidos o la Oficina Europea, sin embargo, esto planteaba el inconveniente del tiempo que tardan estas últimas en emitir una decisión.
Colombia en contraposición, emite decisiones en un tiempo más corto y proporcional, lo que ha permitido tanto a inventores locales como a solicitantes extranjeros utilizar las decisiones de la Superintendencia como trampolín para otros países.

Ejemplo de eso fue el reciente caso manejado por Lloreda Camacho para la Universidad de los Andes y el Hospital Universitario San Ignacio donde basados en la calidad del trabajo realizado por los examinadores colombianos se obtuvo una concesión en menos de dos años en Estados Unidos, Japón y la EPO.

La invención otorgada recientemente en las tres jurisdicciones, no solo representa un caso de éxito en materia de PPH, sino que también representa la unión entre varias universidades quienes a través de una efectiva transferencia tecnológica lograron desarrollar una invención implementada por computador para la segmentación de imágenes abdominales.

¿Qué implicaciones tiene este reconocimiento?
Principalmente, representa un ejemplo práctico de la aceptación de las decisiones emitidas por la SIC en el exterior, esto a su vez puede verse reflejado en la creación de estrategias para obtención de decisiones en menor tiempo, lo que representaría una alternativa para países con tiempos considerables como Argentina, o en países de América Central como Panamá donde los examinadores usualmente se apoyan en lineamientos de otras oficinas de patentes de la región.