Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Viernes, 19 de diciembre de 2014

Ahí comenzó mi calvario; la compañía incumplió con el plazo pactado para la entrega, vencido el plazo me comunique con la misma para solicitar el estado de mi pedido a lo cual me informaron que había demoras en la fabricación y por ende no entregarían a tiempo y me dieron una nueva fecha de entrega.

Cuando llego la nueva fecha de entrega, sorpresa, ¿adivinen qué…? No se hizo la entrega, me acerque a las oficinas nuevamente a preguntar qué había pasado con mi pedido y me salieron con una nueva excusa, que el plazo que ellos habían fijado desde un principio no hacía referencia a días calendario, sino a días hábiles, es decir, que los 15 días que yo tenía en mi mente para recibir mis muebles y ver renovado mi espacio se extendieron a  2 meses, información  que no fue clara al momento de la compra, en este punto ya mi paciencia se había agotado y les reclamé. 

Me pasaron a la persona encargada de servicio al cliente quien me informa que todavía mis muebles no están terminados en su totalidad, que podrían entregarme una parte de los mismos y para la entrega de la otra ni siquiera me dieron fecha. Ahí sí exploté, estaba  furiosa y me sentía impotente porque la actitud de los que trabajan en la empresa había cambiado, antes de la venta era  proactiva y después de la venta, desinteresada  y defensiva al punto de dejarme hablando sola por el teléfono, dándome a entender que no  les importaba nada mi inconformidad con la situación, porque ya habían hecho la venta. En una acción decidida y desesperada, me paré en frente del almacén y me tomé la tarea de decirle a la gente que entraba que no compraran allí, debido al mal servicio pos-venta ofrecido por esta empresa, así mismo, utilice las redes sociales sociales como Facebook, twitter etc., e inicie una campaña para dar a conocer los atropellos de esta compañía.  Elevé una denuncia ante la Superintendencia de Industria y Comercio.  Todas estas acciones lograron  que  la compañía me entregara inmediatamente mi pedido. Para mí el calvario había terminado, pero para la compañía el daño ya estaba hecho porque ya quedó en la mente de los consumidores  que esta empresa no es seria ni responsable. Señor consumidor, así como adquiere obligaciones frente a la compañía a la que le está comprando un bien o un servicio, también adquiere derechos, los cuales se encuentran contenidos en la Ley 1480 del 2011 El Estatuto del Consumidor, allí claramente se establece que si las reglas del juego no son claras o se incumplen por parte del proveedor o productor usted tiene derecho a la reclamación y a obtener una reparación integral si es el caso (Art. 3° numeral 1.5); Derecho a la Información, a que esta sea clara que no se preste a interpretaciones fraudulentas (Art. 23° y s.s ); Protección Contractual (Art. 34° y s.s) y el Derecho a Retracto ( Art. 47°) , entre otros derechos.

Si tiene alguna duda acerca de sus derechos y de los procesos administrativos para restablecer los mismos, existe la Confederación Colombiana de Consumidores.  En su página  web usted encontrará toda la legislación al respecto, así mismo proporcionan asesorías gratuitas sobre estos temas; de igual manera cualquiera de las Superintendencias están en la obligación de brindar información y ayudarle de manera eficaz. 

Señor Productor, recuerde que un buen servicio pos-venta puede convertirse en una ventaja competitiva en nuestro país; aunque en  países con consumidores más sofisticados este servicio ya se considera un requisito mínimo si se quiere perdurar  en estos mercados.