22 de julio de 2024
Suscribirse


22 de julio de 2024
Suscribirse
OPINIÓN

Vuelo a través de la Inteligencia Artificial (IA)

19 de junio de 2024

Susana Mantilla

Abogada CMC Abogados
Canal de noticias de Asuntos Legales

La inteligencia artificial (IA) se define como el desarrollo de programas informáticos y sistemas que pueden realizar tareas inteligentes que normalmente requerirían la capacidad humana. Esto significa programar a una computadora para que piense y tome decisiones como un ser humano, utilizando algoritmos y datos en lugar de un cerebro biológico. Aunque su origen se remonta a la década de 1950, la IA ha crecido en importancia junto con la digitalización y la revolución tecnológica.

Actualmente, el debate sobre la necesidad de regular la IA está en auge. ¿Realmente necesitamos un marco legislativo específico para la IA, o es suficiente con aplicar los principios constitucionales básicos y éticos existentes?

En la industria de la aviación, por ejemplo, la IA no ha transformado el sector sino que ha mejorado su eficiencia y seguridad. Desde los años 70, los aviones comerciales han utilizado sistemas automatizados para despegar, navegar y aterrizar, los cuales se han desarrollado para operar en condiciones de baja visibilidad, mejorando significativamente la seguridad operacional. Estos avances se han implementado sin la necesidad de una regulación específica en IA, pero bajo el marco regulador de la aviación.

La seguridad y el mantenimiento en aviación se benefician enormemente de la IA. Los sistemas recopilan y analizan datos de los componentes de las aeronaves para mejorar la supervisión y garantizar la seguridad. Estos datos han permitido a los fabricantes ajustar los ciclos de mantenimiento de componentes críticos como las turbinas, optimizando la eficiencia operativa y reduciendo riesgos.

La IA también ha mejorado la eficiencia en el consumo de combustible, la gestión del tráfico aéreo y la reducción de emisiones, contribuyendo a operaciones más sostenibles. En materia de seguridad, la IA se aplica en el control de equipajes y pasajeros mediante el reconocimiento facial, incrementando la precisión y la eficiencia de estos procesos. Los simuladores de vuelo modernos, basados en la realidad virtual, ofrecen una experiencia de entrenamiento más inmersiva y realista para los pilotos.

Además, la IA ha transformado la experiencia del cliente con servicios personalizados, asistentes virtuales y chatbots que mejoran la satisfacción del usuario. En logística y gestión de la cadena de suministro, la IA optimiza inventarios y procesos, demostrando su impacto positivo en múltiples aspectos.

Estos desarrollos en la aviación se han logrado sin un marco legal específico en IA. En el contexto colombiano, los principios constitucionales ya existentes, como el derecho a la intimidad, la igualdad y la información, así como las garantías procesales y la seguridad jurídica, ofrecen un marco suficiente para abordar los desafíos y oportunidades de la IA.

La ética y la sostenibilidad en el uso de la IA son temas que deben alinearse con los valores constitucionales, promoviendo su desarrollo responsable. Alineando la IA con principios como la justicia social, la equidad y el bien público, podemos salvaguardar los derechos y libertades individuales sin necesidad de regulaciones específicas.

Para figuras como Elon Musk, la IA representa una tecnología crucial que debe ser manejada con cuidado debido a su potencial impacto en la sociedad. Musk ha advertido sobre los riesgos de la superinteligencia artificial y la necesidad de desarrollarla de manera ética para asegurar beneficios positivos para la humanidad.

La ética no se puede regular, los principios ya existen.

*Susana Mantilla, Abogada CMC Abogados

¿Quiere publicar su edicto en línea?

Solo envíe su Edicto o Aviso de Ley, y recibirá la información para su publicación
Comprar ahora
Contáctenos vía WhatsApp

ÚLTIMA EDICIÓN IMPRESA