Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Catherine Zea Velásquez - czea@munozab.com Viernes, 17 de julio de 2015

Una patente es un privilegio, de explotación exclusiva por un periodo de tiempo, que otorga un Estado al inventor que ha desarrollado una solución técnica; siempre y cuando la invención satisfaga los requisitos de novedad, nivel inventivo y aplicación industrial.

En mi opinión el sistema de patentes es el primer sistema abierto para la transferencia tecnológica, el precursor del movimiento del Open knowledge ya   fue concebido para que los inventores a cambio de la protección publicaran toda la información relativa a su desarrollo, con el objeto que dicho solución hiciera parte del conocimiento técnico mundial.

En efecto, la información contenida en los documentos de patentes, luego de ser publicados por las autoridades, puede ser consultada libremente, e incluso replicada en aquellos eventos en que la patente no está vigente o no haya sido protegida en Colombia.

¿Patentes liberadas?

Pese al privilegio de explotación exclusiva, el 12 de junio de 2014 TESLA nos sorprendió al liberar sus 200 patentes para incentivar la industria de carros electrónicos ya que para esa fecha este tipo de vehículos solo representaba el 1%  de la producción anual que oscilaba en los 100 millones de automóviles.

A la filosofía de open source (código abierto) se han sumado, recientemente, las compañías Toyota  al liberar 5.680 patentes relacionadas con pilas de hidrógeno y Ford al licenciar sus invenciones a un muy bajo costo.

La otra revolución industrial ha sido impulsada en Estados Unidos gracias al vencimiento de las patentes relacionadas con la impresión 3D. En el 2009 quedaron en el dominio público las impresoras de primera generación relacionadas con el modelado por deposición fundida o FDM y en el 2014 las patentes de los sistemas de impresión en 3D basados en la tecnología de sintetizado selectivo por láser o SLS.

La SLS fue desarrollada por Carl Deckard y Joseph Beaman en la Universidad de Texas en Austin en la década de los 80. La tecnología consiste en una técnica de prototipado rápido  mediante la utilización de un láser de alta potencia para fundir pequeñas partículas para darles la forma una forma tridimensional. Estas impresoras permiten obtener una mayor precisión y definición, al tiempo que se puede utilizar distintos  materiales.

El auge de las impresoras 3D se debe a que las posibilidades que ofrecen esas máquinas son casi ilimitadas: impresión de juguetes, figuras, prótesis, órganos, joyas, comida, etc. Sin embargo, esta revolución pudo originarse en nuestro país, ya que las tecnologías relacionadas con la impresión 3D nunca estuvieron protegidas en el territorio por lo que desde hace más de 20 años podían ser empleadas libremente.

¿Patentes e innovación en Colombia?

En Colombia tan solo se solicita el 10% de las patentes que son presentadas a nivel mundial. Según la OMPI, en el 2013 en el mundo se presentaron alrededor de 2,57 millones de solicitudes de patentes. En Colombia, para el mismo año la cifra fue de 2.032, de los cuales corresponden a residentes  251  y 1.781 a no residentes. 

En definitiva y contrario a la creencia generalizada, el aprovechamiento del sistema de patentes redundará en el incremento de la competitividad del país ya que promueve la protección las invenciones y, a la vez, se constituye en una fuente extraordinaria de información tecnológica que permitirá a las industrias innovar.