Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Laura Vita Mesa - lvita@larepublica.com.co jueves, 26 de noviembre de 2020

Si bien se barajan varias alternativas, todos los expertos coinciden en que lo mejor sería negociar una salida por mutuo acuerdo

Luego de las goleadas que recibió Colombia en las fechas tres y cuatro de la eliminatoria para el mundial de Qatar 2022, uno de los temas sobre los que más se ha especulado es qué debe hacer la Federación Colombiana de Fútbol para resolver la situación laboral del técnico de la Selección, Carlos Queiroz, y buscar su reemplazo. Por esto, AL consultó a varios expertos sobre cinco posibles salidas legales para la negociación.

Antes de plantearlas, es necesario hacer la salvedad de que no se conoce el contrato firmado entre las partes; sin embargo, la prensa deportiva habla de uno a cuatro años, firmado hasta después del mundial, por un monto que ronda unos US$12 millones.

1. Mutuo acuerdo

Teniendo en cuenta lo anterior, los abogados consultados coinciden en que la mejor salida es buscar una negociación por mutuo acuerdo, donde el valor que debería pagar la FCF y los plazos de pago serían los acordados entre las partes. “Podrían poner todos los puntos sobre la mesa y terminar de mutuo acuerdo, acordar, por ejemplo, no indemnizarlo por los dos años que le faltan, sino por seis meses o un año, buscando una salida concertada”, señaló Mauricio Jaramillo, socio de Gómez-Pinzón Abogados.

2. Cláusula de rescisión

La segunda salida posible es que, si el contrato contempla una cláusula de rescisión, la FCF o algún otro equipo que esté interesado en contratar a Queiroz pague el monto allí estipulado. Aunque esta figura es común en los contratos del fútbol y, establece un monto fijo para terminar un vínculo antes de su vencimiento, no se sabe a ciencia cierta si el del técnico de la Selección incluye esa cláusula. Extraoficialmente, se ha dicho que esta existe y que ronda US$2 millones.

3. Indemnización

Un tercer escenario posible, coinciden los analistas, es que la FCF termine el contrato sin justa causa y pague la indemnización. “Usualmente esos contratos son a término fijo y en ese caso la FCF tendría que pagar la indemnización por terminación unilateral por el valor que reste en el contrato porque perder dos partidos, incluso si es por goleada como nos pasó en Ecuador, no configura una justa causa. Todo esto, suponiendo que es un contrato de trabajo que está regido por la legislación colombiana”, explicó Vicente Umaña, socio de Holland & Knight.

En ese panorama, si asumimos que al contrato de US$12 millones de Queiroz le restan todavía dos de los cuatro años y que se ha pagado más o menos la mitad esta tercera salida costaría aproximadamente US$6 millones.

Sin embargo, la precisión de Umaña sobre el tipo de contrato es importante porque, como explicó Camilo Cuervo, socio de Cuberos Cortés Gutiérrez, “usualmente esos acuerdos no son contratos de trabajo. Se usa mucho la figura de contratos de uso de imagen en el exterior y normalmente se firman en el país donde el técnico tiene su residencia fiscal”. De ser ese el caso, las controversias se dirimirían ante los tribunales de la Fifa, que usan las leyes suizas.

4. Justa causa

Varios se han preguntado si la situación de violencia que, se dice, hubo en los camerinos, daría lugar a argumentar una justa causa de terminación del contrato.

Para la mayoría de analistas, lo sucedido tras bambalinas no permite, bajo ninguna óptica, configurar una justa causa, lo que le permitiría a la FCF salir de Queiroz sin costos adicionales. Umaña, por ejemplo, señaló que “si los jugadores pelean en el camerino, que tampoco es nuevo y ha pasado toda la vida en los equipos, no es culpa del técnico”, y agregó que sería más factible considerar la justa causa para los jugadores que para el entrenador.

Sin embargo, para Andrés Charria, socio de Doce Derecho Deportivo, podría sostenerse que la situación de violencia daría lugar a argumentar una justa causa de terminación.

“Podría argumentarse que perdió el control del grupo y que entonces no es apto para manejar el equipo”, explicó Charria. En ese sentido, agregó que “hay una serie de particularidades del contrato que habría que revisar, pero cuando la situación sobrepasa la autoridad del técnico podría hablarse de un incumplimiento. Sin embargo, para materializarlo como una falta grave para que dé lugar a la justa causa, habría que probar la directriz de los directivos que incumplió o las omisiones en que incurrió el técnico para que la situación no se descontrolara”.

LOS CONTRASTES

  • Andrés CharriaSocio de Doce Derecho Deportivo

    “La Federación se la podría jugar por una terminación de justa causa y jugarse sus cartas con la Comisión del Estatuto del Jugador de la Fifa”.

  • Vicente UmañaSocio de Holland & Knight

    “Si se termina el contrato sin justa causa habría que pagar la indemnización, porque perder dos partidos, incluso si es por goleada, no configura una justa causa”.

En este caso, la Federación Colombiana de Fútbol no debería pagarle al técnico un solo peso por su salida; sin embargo, sería de esperar una discrepancia del portugués con la decisión, que nos llevaría a un quinto escenario legal: los tribunales Fifa.

5. Tribunales de la Fifa

Para Charria, la FCF podría optar por la terminación por justa causa, que a pesar de lo poco decorosa sería la mejor desde el punto de vista económico.

Ante una eventual apelación del técnico, quien decidiría si la causa efectivamente fue justa es la Comisión del Estatuto del Jugador de la Fifa. Si la Comisión le da la razón a la FCF, esta se ahorra todo el dinero y sale ganando. Si, en cambio, se determina que a Queiroz no lo sacaron por una causa válida, tendría que pagarle lo que se ordene. “La Federación se la podría jugar por esa alternativa, porque en el peor de los casos tiene que pagar lo que habría sido la indemnización por terminación unilateral, pero se juega sus cartas con la posibilidad de la Comisión le dé la razón o le imponga un pago inferior”, anotó Charria.

Esta alternativa, además, supone una ventaja adicional, y es que si Queiroz consigue un nuevo trabajo la indemnización se disminuye en el monto del nuevo contrato. Es decir, si dictaminaran que la indemnización es de US$6 millones, y el técnico se emplea con un contrato de US$4 millones, la FCF debería pagarle solamente la diferencia de US$2 millones.

En todo caso, coinciden los expertos, la salida del director es inminente, por lo que la Federación, al margen de la opción jurídica que tome, debe buscar un técnico de reemplazo.

Ruta a la clasificación

Al término de la cuarta fecha de la eliminatoria, Colombia ocupa la séptima casilla de la tabla. Para el próximo certamen, que se celebrará en Qatar en 2022, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) tiene cuatro cupos y medio. Es decir, los primeros cuatro equipos de la tabla tendrán un cupo directo al mundial, mientras que la selección que ocupe la quinta casilla tendrá la posibilidad de jugar el partido de repechaje contra un equipo de otro continente para disputar un cupo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.