Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

viernes, 25 de abril de 2014

En muchos casos, los corredores supinadores y pronadores carecen de fuerza suficiente en los músculos interiores de las piernas. Estos músculos funcionan como cauchos que al no ser lo suficientemente fuertes no brindan el mejor apoyo. En estos casos, la verdadera solución no estará en el tipo de calzado sino en los ejercicios de fortalecimiento.

También hay que tener en cuenta que los tenis no deben quedar ni muy ajustados ni muy holgados. Se recomienda dejar 0,5 centímetros aproximadamente entre el dedo más largo y la punta. Si los tenis quedan muy grandes se pueden producir desplazamientos que provoquen problemas en las uñas o molestas heridas, además se sacrifica la buena estabilidad y el impulso. Otra recomendación es amarrar los cordones según la altura del empeine, de manera que las zapatillas no causen presiones indebidas.

En cualquier caso, podemos concluir que el calzado deportivo es clave, y aunque los tenis no duren eternamente (la vida útil dependerá del peso, la pisada y el terreno de entrenamiento), nos acompañarán por cientos de kilómetros. Además, no podemos perder de vista que una carrera más cómoda significa invariablemente una mejoría en los resultados.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.