Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

martes, 30 de junio de 2015

Sin embargo, esta no tiene mucho uso si nuestro mensaje no tiene suficiente alcance. Mientras nuestros clientes al menos están viviendo en un mundo al que fueron preparados, la mayoría de personas continua prefiriendo opiniones “balanceadas y centradas”. Confundiendo una perspectiva balanceada con una neutral. Los mercados rara vez son neutrales.

El 2008 una y otra vez
Desde principios de año planteamos que para superar el 2015, tendríamos que observar de cerca lo vivido en 2008. Eran muchas las similitudes para pasarlas por alto. Petróleo cayendo de US$100 a US$30, encuestas de crecimiento local esperando inicialmente 5,5%, después bajando a 3,5% (y terminando en 1,6% en 2009) y dólar subiendo de $2.300 a $2.600. Al mismo tiempo los discursos de principios de 2008 también se repetían. Oímos sobre el blindaje de crecimiento local, de lo fuerte que podía rebotar la industria gracias al dólar y que las acciones estaban muy baratas. Al final nada de esto se dio. Colombia si se recuperó, pero primero los mercados se tomaron un tiempo enseñándonos que los momentos de pesimismo también tienen derecho a durar más de lo esperado.

La peor crisis de la postguerra
Lo interesante es que si lo piensan bien, en 2008 nada grave pasó con las economías emergentes.

De hecho, como región solo mejoramos. Nuestras tasas de financiación se desplomaron gracias al bajo crecimiento y excesivo endeudamiento de países desarrollados. En materia de PIB nos distanciamos aún más de las economías en crisis, marcando apenas unos años de deterioro y volviendo de nuevo a registros de 5% en Colombia. Indudablemente, la situación emergente hoy es en muchas formas peor. China que bajó su crecimiento en 2008-09 de 14% a 9%, ahora lleva 3 años en 7% (igual que Brasil, Chile, etc.). Nuestra deuda se ha triplicado en tamaño y las materias primas llevan 4 años estancadas. Así que cuando utilizamos 2008 como escenario base, es importante entender que esta crisis pasó en el patio del vecino, los acontecimientos actuales se están dando en nuestra propia sala.

El siguiente capitulo
Lo hemos dicho antes. Con la caída del petróleo, el ciclo económico colombiano se va a unir al resto de países vecinos, esto es un crecimiento 2016 entre 0% y 2%. El rango dependerá de si el WTI termina más cerca de los US$40 o US$70 por barril. La tasa de cambio seguirá presionada al alza sobre todo porque a diferencia de 2008, la recuperación del petróleo se estancó hace meses y la Fed en lugar de dar ayudas las está quitando. Nuestro objetivo continúan siendo los $2.800 en el segundo semestre del año.

Finalmente, las acciones locales cada vez se ven menos baratas producto de la desaceleración en utilidades. Sin embargo, la mejor señal de recuperación va a venir del mercado de monedas. También aprendido en  2008, uno no compra acciones cuando las utilidades o la economía comienzan a mejorar sino cuando la inversión internacional siente que el peso colombiano ya no le va  generar más perdidas. Esto seguramente sucederá antes que el rebote económico y significa que las probabilidades de un piso de largo plazo en la bolsa aumentan a medida que el dólar se acerca a los $3.000, el techo de largo plazo de nuestra moneda.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.