LR

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Johnny Giraldo López - jgiraldo@larepublica.com.co Sábado, 17 de marzo de 2018

achiras del huila, queso paipa y el sombrero aguadeño están en la lista de nombres

Los productos más característicos de la cultura colombiana se recogen en 27 denominaciones de origen inscritas en el Registro Nacional de Propiedad Intelectual de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

Las denominaciones de origen son un indicativo especial que señala la procedencia geográfica de un producto cultural o alimenticio (agrícola) cuyas características dependen solamente del sitio en que se elaboran o producen. Este estatus protege al mercado de empresas fraudulentas que intenten producir bienes similares a los legítimos sin autorización de la empresa tutelar o de la comunidad encargada de su custodia.

En Colombia existen 27 de estas nominaciones fácilmente identificables en los 32 departamentos. Las más destacadas son las que incluyen el sello de la Federación Nacional de Cafeteros, que tiene signos como Café de Colombia, Café de Nariño, Café de Sierra Nevada, entro otros. También están los exquisitos Bocadillos Veleños, que pertenece a la Federación de Empresarios de la Cadena Productiva del Bocadillo Veleño y el emblemático Sombrero Vueltiao de la región Caribe cuyo nombre es Tejeduría Zenú, y hace parte del Resguardo Indígena Zenú de San Andrés de Sotaviendo.

Según Carlos Amaya, socio de Amaya Propiedad Intelectual, “los beneficios de este indicativo es que protegen la legitimidad de los bienes. Es el caso de Achiras del Huila y Bocadillo Veleño. Aparecían los típicos carros ambulantes que conocemos en las ciudades anunciando los dulces de esa región cuando en realidad se estaban fabricando en Soacha”.

También existen beneficios competitivos para los productos cobijados en esta categoría. Amaya expresó que “todos los productos que pretendan tener el nombre de una región deben dirigirse a la corporación que protege ese nombre y pagar costos de certificación para que sea inscrita dentro del grupo”.

En el caso de la Federación Nacional de Cafeteros, que tiene siete registros, según cifras de la SIC, tuvo que defenderse de 72 pleitos marcarios durante 2017 y encabeza el listado de las que más se enfrentaron en pleitos de marca. Esteban Rubio, abogado coordinador de propiedad intelectual en la organización de cafeteros, aseguró que “las decisiones de la SIC casi siempre son favorables para la Federación porque el estatus de denominación de origen le otorga una protección especial a las empresas con la tutela”.

LOS CONTRASTES

  • Carlos AmayaSocio de Amaya Propiedad Intelectual

    “Los beneficios de este estatus protegen la legitimidad de los bienes. Antes aparecían los típicos carros ambulante anunciando los dulces de alguna región, cuando en realidad se estaban frabricando en Soacha”.

En la lista también se destacan otros productos notorios como el Queso Paipa, la Rosa de Colombia, las cerámicas artesanales de Ráquira, los tejidos artesanales Wayuú, las chivas de Pitalito, el bizcocho de Achira del Huila, el sombrero Aguadeño, entre otras que son representativas al país.