Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

miércoles, 4 de abril de 2018

El actor cedió sus derechos de imagen a la fundación newman’s own foundation

La empresa No Limit LLC tuvo que apelar en la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) para registrar una marca figurativa con el rostro de la leyenda del cine y piloto de carreras, Paul Newman.

La insignia pretendía ser inscrita en la clase 32 de la Clasificación internacional de Niza para limonadas y té helado.

Paul Newman es ampliamente reconocido en el mundo del espectáculo por sus nueve nominaciones a los Premios Óscar. A pesar de que en ninguna de esas ocasiones recibió el galardón, la Academia le concedió uno honorífico por sus “múltiples y memorables interpretaciones en pantalla”, además fue reconocido por se piloto de carreras.

Para el crítico de cine André Didyme-Dome “Newman supo balancear su imagen de galán, con un gran talento para la interpretación dramática y de actuaciones intensas. Fue también director, corredor de autos profesional y un gran filántropo y activista político”.

En primera instancia la Dirección de Signos Distintivos se opuso al registro de la bebida porque podría afectar la reputación del personaje y porque la empresa solicitante no tenía la autorización de un representante oficial para el uso de la imagen ni de la firma del actor.

Édgar Iván Robayo, profesor de la Universidad del Rosario, explicó que “uno de los derechos más importantes que dispone un individuo es su imagen. Por tal motivo, esta no puede ser utilizada libremente por cualquier persona para identificar bienes y servicios con una marca, pues en tales eventos, es preciso que exista un permiso previo que conceda su utilización para tales efectos”.
Los abogados de No Limit apelaron la decisión antes la Delegatura para la Propiedad Industrial. Argumentaron que Jeffrey N. Brown, quien es el Vicepresidente de Newman’s Own Foundation INC, les entregó una carta en la los autoriza para utilizar la cara, la firma, la imagen y la voz del actor.

Los litigantes agregaron que la estrella ha estado comprometida con la filantropía desde 1982. Es por eso que después de su muerte, en 2008, creó la fundación mencionada para que gestionara estos permisos.

Según Juan Carlos Martínez, profesor en la Universidad de la Sabana, “en este caso se demuestra que los derechos de imagen fueron cedidos por el titular del retrato a una fundación y que esa fundación dio autorización a la empresa solicitante. Esto cumple con el requisito para la inscripción”.

LOS CONTRASTES

  • Juan Carlos MartínezProfesor en la Universidad de la Sabana

    “Se demostró que los derechos de imagen fueron cedidos por el titular del retrato a una fundación y que esta dio la autorización a la empresa solicitante. Esto cumple con el requisito para la inscripción”.

La Delegatura para la Propiedad Industrial recibió la solicitud en segunda instancia de la empresa y pidió a sus examinadores que volvieran a verificar la documentación basándose en el literal e) del artículo 136 de la Decisión 486 de la Comisión de la Comunidad Andina.

Después de analizar las pruebas y el consentimiento notariado de Newman’s Own Foundation, la Delegatura determinó que No Limit tenía los permisos necesarios y que no se afectaba su reputación. Por eso, concedieron el registro a la bebida.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.