Foto por: Facebook Uber

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Alejandro Valencia martes, 9 de octubre de 2018

La Dirección de Signos Distintivos declaró infundada la oposición interpuesta por la multinacional estadounidense y favoreció la solicitud de la marca

La multinacional estadounidense, Uber Technologies, que brinda servicios de transporte a través de una aplicación móvil, no logró impedir que la compañía Hübner GmbH & Co. KG, que fabrica productos para la industria del transporte, registrara su marca en la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC).

En un principio, la compañía alemana solicitó el registro de su marca Hübner para distinguir productos y servicios de las clases 12, 17 y 37 de la Clasificación Internacional de Niza. Frente al hecho, Uber presentó oposición con fundamento en el literal A del Artículo 136 de la Decisión 486 de 2000, al argumentar que el signo solicitado es similar a la marca Uber.

No obstante, la Dirección de Signos Distintivos no consideró que fueran correctos los argumentos de la oposición interpuesta, así que el desenlace del conflicto tuvo como resultado conceder el registro de la marca Hübner, a lo que la misma Dirección también aclaró que contra la resolución del caso procede el recurso de apelación dentro de los 10 días hábiles siguientes a la fecha de notificación, que se ejecutó el pasado 4 de octubre.

LOS CONTRASTES

  • CARLOS AMAYA SOCIO DE AMAYA PROPIEDAD INTELECTUAL

    “El signo solicitado Hübner presenta suficientes diferencias gramaticales en su encabezado y terminación frente a la marca opositora Uber, elementos que permiten al consumidor identificar un signo de otro”.

También sostuvo que estaría en riesgo el reconocimiento, el prestigio y los derechos de exclusividad que ostenta Uber dadas las similitudes ortográficas y fonéticas entre ambos signos.

En segundo lugar, Hübner GmbH & Co. KG respondió que los servicios que ofrecen las marcas son completamente diferentes pese a estar relacionados en la misma clase. En el caso de Uber, es la coordinación de un servicio de transporte mediante un software al que acceden los clientes. Por su parte, Hübner desarrolla soluciones para la industria a través de productos para vehículos, autobuses ferroviarios, en tecnología aeroportuaria, entre otros.

En ese sentido, demuestran que la confusión es incompatible porque nada tienen ellos que ver con el sector de los dispositivos para comunicación y aplicaciones, al igual que su nicho es absolutamente opuesto.

Carlos Amaya, socio de Amaya Propiedad Intelectual, comentó frente al caso que “el signo solicitado Hübner presenta suficientes diferencias gramaticales y fonéticas -en su encabezado y terminación- frente a la marca opositora Uber, elementos que permiten al consumidor identificar un signo de otro sin lugar a confusión”.

En el análisis comparativo del estudio de registrabilidad que ejecutó la SIC, esta determinó que entre los signos se produce una impresión diferente, lo que en caso de coexistencia no representaría un riesgo de confusión o asociación. Con este elemento, la Superindustria consideró que ya no hacía falta el pronunciamiento en cuanto a la relación entre los productos.

Antecedentes

Uber es la empresa que brinda a los clientes vehículos de transporte con un conductor, esto por medio de una aplicación móvil. En la Superindustria ha tenido otros pleitos como el que sostuvo con Celusuper y su marca Urbe. En ese momento, Uber sí fue el vencedor del conflicto y no permitió el registro.
En el presente caso, el opositor alegó que el mercado de Uber es el de las aplicaciones, sin embargo, en 2017 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea la declaró como una empresa de transporte.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.