Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Gabriel Forero Oliveros - gforero@larepublica.com.co Sábado, 3 de junio de 2017

La intención de la sociedad solicitante, Anheuser-Busch InBev S.A. era que el signo distinguiera productos que hacen parte de la clase 32 de la Clasificación Internacional de Niza, es decir, cervezas.

No obstante, la superintendencia decidió no dejar inscribir la referencia por “falta de objeto jurídico al poseer un registro previo, Stella certificado número 248956, para identificar los mismos productos”.

A raíz de ello, el apoderado de esta empresa, que vende una de cada tres cervezas en el planeta tras haber adquirido a su competidora SABMiller en una de las transacciones más importantes de la historia, expuso que  como no se podía conceder el registro de la marca teniendo en cuenta la igualdad con el signo antes registrado careciendo de objeto jurídico, la nueva solicitud lo que pretendía era especificar bienes presentes en Colombia como “cerveza, bebidas a base de cerveza de malta, cervezas porter (negra), cervezas ale y cervezas lager”.

Además, añadió que “se puede establecer que la marca solicitada a registro, mediante la figura de Extensión Territorial, no está incursa dentro de los presupuesto de orden legal”.

Pese a estos argumentos, el superintendente delegado para la propiedad industrial, José Luis Londoño, dijo que “si bien el apelante modifica la solicitud en trámite al especificar los productos que pretende identificar, los mismos no difieren en su naturaleza, al ser tipos de cerveza, razón por la cual, no es derrotero determinante para superar los fundamentos que dieron origen a la negación”. Por tal motivo, el despacho concluyó que AB InBev tiene un derecho adquirido sobre la marca Stella y que si se registraba el signo, con especificaciones, se evitaría la aplicación de normas reguladoras.

La opinión 

Luis Ángel Madrid
Experto en propiedad intelectual 
“Si la SIC permitiera que un titular registrara dos veces una misma marca, nadie podría solicitar la cancelación de ese signo en las tres causales permitidas. La falta de objeto jurídico está bien argumentada”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.