La República.

Colprensa Martes, 15 de agosto de 2017

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, culpó al operador por la infesta de vectores en los alrededores del relleno sanitario.

Tras dos días de protestas, este martes en la mañana el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), intervino para disipar a los vecinos cercanos al relleno sanitario Doña Juana, ubicado al sur de Bogotá, que impedían el paso de los vehículos recolectores de basura. La jornada dejó siete personas detenidas y 20 heridos.

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, culpó al operador por la infesta de vectores en los alrededores del relleno sanitario. “Vamos a iniciar un proceso contra el operador. Pero, la solución de urgencia es fumigar. Hemos dado instrucciones para que más de 60 personas inicien esta labor en las inmediaciones del relleno”, dijo.

En relación al cierre de Doña Juana, como pidieron algunos líderes comunitarios, el alcalde manifestó que hacer esto es imposible. “Hay estudios de la Universidad Nacional que indican que no hay otro sitio en Bogotá que pueda sustituir este relleno. Incluso, el Banco Mundial ha dicho que puede funcionar por varias décadas si es operado técnicamente”, expresó Peñalosa.

Las manifestaciones generaron problemas sanitarios debido a que más de 170 camiones no habían podido ingresar para disponer en su destino final los residuos sólidos. Se registraron demoras hasta de seis y doce horas en el cronograma de recolección.

Las localidades más afectadas fueron Engativá y Chapinero, Barrios Unidos y Kennedy, donde se presentó acumulación de basuras.

A diario, a Doña Juana llegan alrededor de 7500 toneladas de basuras, por lo que algunos expertos dicen que la zona ya no es suficiente para almacenar la cantidad de desechos que produce Bogotá.

Son varios los argumentos que motivaron las protestas en barrios como El Mochuelo Alto, Santa Librada, Monteblanco y La Aurora, entre otros de la localidad de Ciudad Bolívar en Bogotá. La primera de ellas tiene que ver con la cantidad de vectores que hay alrededor del relleno y que afecta a la población, sobre todo a los menores de edad.

La segunda, es la supuesta ampliación del espacio para disponer los residuos. No obstante, la Administración Distrital negó tener planeado ampliar la zona de disposición de basuras, como aseveran los manifestantes.

La comunidad pedía que declarara calamidad pública y se realizara una campaña de limpieza para controlar la proliferación de ratas, moscas y demás vectores.

“Necesitamos una ayuda inmediata, bien sea del Gobierno Nacional o Distrital, en cada casa hay al menos mil moscas, esto es una situación crítica y requerimos una fumigación cuanto antes”, manifestó Hugo Barrera, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio Monteblanco.

Por su parte, el concejal Jorge Torres le pidió a la Administración Distrital que intervenga de manera urgente y evalúe la pertinencia de declarar emergencia sanitaria.

Mientras tanto, Concesionario del Relleno Doña Juana, operador del relleno, rechazó los actos violentos que se presentaron durante las jornadas de protesta y denunció que la comunidad provocó tres incendios en la zona de disposición.

“Lamentablemente el conductor del camión resultó herido. Por lo que condenamos enfáticamente que se haya puesto en juego la vida de una persona que prestaba un servicio y, , que se quemara un camión que proporciona un servicio público”, afirmó el operador a través de un comunicado.