Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José David Castilla jueves, 14 de febrero de 2019

El atentado contra el oleoducto Cavo Limón-Coveñas fue determinante para menguar la voluntad de paz del gobierno.

Un "harakiri" político, así fue como Miguel Ceballos, Alto Comisionado para la Paz,  calificó el atentado cometido por el Ejército de Liberación Nacional (ELN) al realizar la voladura del oleoducto Cavo Limón-Coveñas.

“El Eln tiene que ser responsable con el medio ambiente en Colombia, con los pensionados que son aquellos que, en últimas, son los dueños de los oleoductos a través  de las acciones de Ecopetrol, con más de 341.000 accionistas. En este caso, el Eln está haciendo un ‘harakiri’ político porque se está haciendo odiar por la población colombiana”, aseguró el Alto Comisionado desde el departamento del Cauca.

Por otra parte, aseguró que es inconcebible que la guerrilla siga realizando atentados en el contexto actual, "cuando el país ya pasó la página de la violencia".

Ceballos volvió a emitir su propuesta de paz condicionada y aseguró que el Gobierno no realizará negociaciones hasta que el ELN cese todo tipo de actividades criminales.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.