Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Simón Granja

sábado, 19 de julio de 2014

El Atlético Nacional, El equipo del momento por los últimos resultados que obtenido en el fútbol nacional a lo largo de este año, perdió un partido, no en la cancha sino en la Superintendencia de Industria y Comercio por un registro de marca.

Su marca, Rey de Copas, no pudo frenar el registro del signo mixto Rey de Cancha de la Productora Play Sport, pues la institución competente declaró infundada la oposición.

Los paisas utilizaron el literal a) del artículo 136 de la Decisión 486 de la Comunidad Andina, que especifica que no pueden registrarse aquellas marcas cuyos signos sean idénticos o se asemejen a una marca antes registrada. La marca Rey de Cancha solicitaba ser registrada en la clase 41 de la Clasificación Internacional de Niza que identifica los servicios de actividades deportivas para públicos corporativos y organizacionales, donde también se encuentra registrada la marca opositora

“La marca Rey de Cancha es históricamente usada para fines de entretenimiento, de formación de deportistas y de distintos rangos marcarios. Este signo se solicitó ante la SIC y se opuso el Atlético Nacional por su marca Rey de Copas. Nosotros presentamos la defensa y demostramos las diferencias entre los signos y, además, sustentamos que la denominación Rey es de uso común”, explicó el abogado apoderado de la defensa de la marca solicitada por la sociedad Productora Play Sport S.A.S, Romeo Pedroza Garcés.

La SIC determinó que la marca concedida es una expresión normalmente asociada a los torneos deportivos, en especial aquellos relacionados con el fútbol, por lo que esta no busca afectar la integridad o prestigio de Rey de Copas. La resolución dice que “la marca concedida presenta elementos gráficos que le otorgan distintividad y permiten diferenciarla de la marca Rey de Copas”. Por lo que en primera instancia aceptó el registro de la marca solicitante.

Sin embargo, el club deportivo presentó el recurso de apelación que de igual manera fue negado por la Dirección de Signos Distintivos.

La Delegatura para la Propiedad Industrial de la SIC, mediante la resolución No. 38235 del 6 de junio de 2014, estableció que entre los signos Rey de Cancha y Rey de Copas, no existe un riesgo de confusión o de asociación que ocasione una afectación frente a los consumidores.

El abogado especialista en propiedad intelectual, Guillermo Navarro, opinó sobre la resolución y dijo que “está muy bien que le digan al Nacional Rey de Copas, pero entre conceptos de marcas creo que es muy diferente un signo del otro, ¡ambas marcas son muy disimiles!. Lo importante para analizar en estos casos es si realmente la gente va a confundir los dos términos, en este caso no creo que sea así. Desde mi perspectiva creo que si hay elementos para sustentar la decisión de la SIC”.

Después del estudio realizado, la Superintendencia de Industria y Comercio concedió el registro del signo Rey de Cancha para identificar los servicios relacionados con actividades deportivas para públicos corporativos y organizacionales, comprendidos en la clase 41 de la Clasificación Internacional de Niza.

Al referirse al caso, el abogado Navarro indicó que está “de acuerdo con la decisión tomada por la Dirección de Signos Distintivos”.

Y puesto que ya se agotaron los recursos después de haber apelado y haber sido negada esta solicitud, la marca Cancha de Rey se consolida como un nuevo signo y el Atlético Nacional no tiene más oportunidades de pasar a una siguiente ronda para evitar que la marca ya registrada deje de serlo.

La opinión

Guillermo Navarro
Abogado especialista en propiedad intelectual

“Está muy bien que le digan al Nacional Rey de Copas por los méritos y los títulos obtenidos en el fútbol, pero en el tema de marcas creo que es muy diferente el término Rey de Cancha y el otro. Ambas marcas son muy diferentes”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.