Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa viernes, 27 de septiembre de 2019

En las interceptaciones, las autoridades encontraron una conversación acerca de la aprehensión de dos de sus socios en Costa Rica

Alias ‘futbolista’, ‘Goleador’ o ‘Makelele’, es como dicen las autoridades es conocido Jhon Viáfara, el hombre que hasta hace unos años mostraba sus destrezas en la cancha, y hoy esta ad portas de cumplir una pena de cárcel en el exterior por estar vinculado con narcotráfico.

Según reposa en la providencia de la Corte Suprema, que dio el aval para que fuera enviado en pocos días al exterior, en 2017, Viáfara “concertó y acordó con otras personas conocidas y desconocidas para el gran jurado de los Estados Unidos, fabricar y distribuir a sabiendas e intencionalmente, cinco kilogramos o más de una mezcla que contenía una cantidad detectable de cocaína”.

La investigación de las autoridades da cuenta que se identificó una organización de narcotráfico que ha estado operando en toda América desde el 2008 hasta la fecha. Organización de la cual hace parte Viáfara, pero este solo se vinculó, según reposa en el documento, desde el año 2017.

La estructura suele utilizar embarcaciones, vehículos motorizados y otros medios para transportar grandes cantidades de cocaína desde Colombia hacía Centroamérica para ser comercializada, finalmente, en Estados Unidos.

El 9 de abril de 2017, la autoridades extranjeras incautaron 455 mil dólares que provenían de las ganancias del narcotráfico, posterior a ello, el 13 de abril del mismo año, autoridades colombianas incautaron más de 800 kilos de cocaína en Quibdó (Chocó).

Pero, ¿cómo dieron con este material? las autoridades se dieron a la tarea de realizar una serie de interceptaciones en las que “revelaron que los acusados y coconspiradores estaban acumulando cocaína en un hangar de aviones en el Aeropuerto el Carano en Quibdó".

En este caso, el plan al que los delincuentes llamaban ‘Plan Pajaro’, consistía en transportar la droga vía aérea hasta un sitio clandestino para poder distribuirla.

Lo que llamó la atención de las autoridades del denominado plan fue que uno de quienes hacía parte de la organización contactó por medio de una foto al ‘Futbolista’. La imagen era precisa: una fotografía de varios atados de cocaína con la etiqueta HK-17.

En las interceptaciones, las autoridades encontraron una conversación en la que mencionaban la aprehensión de dos de sus socios en Costa Rica, quienes debían recibir un cargamento enviado desde territorio nacional.

Como esto no ocurrió por la detención por la detención de los hombres, Viáfara fue avisado de tal escenario, lo que fue una sorpresa para los presuntos delincuentes, dado que la aprehensión y las incautaciones por parte de las autoridades no solían realizarse de dicha manera.

Ese hecho causó revuelo en la organización, sin embargo, consideraron que tras ello no había nada extraño, pero esta vez la suerte no estaba de su lado, las autoridades extranjeras ya estaban al tanto del modus operandi y ya los tenían identificados.

Las autoridades extranjeras no escatimaron esfuerzos para solicitar al Gobierno colombiano que el 'Futbolista' fuera trasladado ante sus estrados para dar cuenta de los supuestos hechos delictivos por los que hoy es acusado.

Ahora bien, tras todo el embrollo que debe ocurrir cuando se pide a una persona en extradición, la Corte estimó necesario, por todo el material probatorio, que Viáfara fuera extraditado, pero consignó en su providencia que de inocente al jugador éste deberá ser repatriado.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.