Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Reuters viernes, 17 de enero de 2014

El presidente Barack Obama anunció ayer una reforma a un controvertido programa de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), que recopila gran cantidad de datos telefónicos básicos de ciudadanos extranjeros y estadounidenses.

En un discurso ante el Departamento de Justicia, Obama dijo que ordenará una transición que cambiará sustancialmente el manejo de lo que se conoce como programa de “metainformación” telefónica, desde la actual forma en que lo administra la NSA.

La medida apunta a restaurar la confianza de los estadounidenses en las prácticas de inteligencia del país y pone fin a meses de revisiones por parte de la Casa Blanca, tras las revelaciones del excontratista Edward Snowden sobre las tácticas de vigilancia de Estados Unidos.

Ante un grupo de defensores de la privacidad, Obama explicó que el Gobierno no debería tener toda la metainformación telefónica, decisión que podría frustrar a funcionarios de inteligencia.

El presidente requerirá además que, con inmediatez, “tomemos las medidas para modificar el programa para que una orden judicial sea requerida antes de inspeccionar la base de datos”.

Si bien un panel asesor de la Presidencia había recomendado que toda la información fuera controlada por una tercera parte, como las compañías telefónicas, Obama no ofreció una propuesta sobre quién debería almacenar los datos en el futuro.

El mandatario ha pedido al fiscal general, Eric Holder, y a la comunidad de servicios de inteligencia que reporten a él, hasta que el programa reciba nueva autorización el 28 de marzo, sobre cómo preservar las habilidades necesarias de la iniciativa sin que el Gobierno tenga la metainformación.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.