Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea Mancera Rojas - amancera@larepublica.com.co martes, 6 de noviembre de 2012

El Senador Armando Benedetti dijo que no es cierto que haya xenofobia contra inversionistas del agro en el Congreso y dijo que el Ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo quiere volver a los campesinos jornaleros en pro de proteger la inversión extranjera a través de la venta de territorio nacional.

Benedetti explicó que en comisión primera se aprobó un proyecto de ley, que no le gusto al ministro Restrepo, que limita a un 10% la venta de bienes en el territorio nacional, protege los resguardos, reservas forestales, ambientales y la propiedad de los campesinos.

“El ministro Juan Camilo Restrepo quiere convertir nuestros campesinos en jornaleros y quitarles la propiedad para cederla a las multinacionales”, aseguró.

Aseguró que para Restrepo los campesinos sólo entorpecen la creación de empresa con capital y trabajo asociado y retrasan la llegada de recursos de inversión extranjera al agro, agregó.

Para el senador, “la visión del campo y del campesino es peor de la que tenía el pasado ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias” y agregó que “Agro Ingreso Seguro, Carimagua y la cesión de terreno a multinacionales son bebes en pañales frente a lo que quiere hacer el ministro Restrepo con el campo y el agro”.

Explicó que el ministro de Agricultura pretende venderle a otras naciones territorio nacional para que solucionen su problema alimentario sin tener en cuenta las consecuencias de dicha decisión para los campesinos y el país.

Indicó que al Ministro de Agricultura no le importa lo que pase con la tierra de los campesinos porque solo está detrás de la inversión extranjera y denunció que ya están hipotecadas a 177.550 hectáreas tal como se denunció en el periódico El Tiempo el pasado domingo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.