Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Reuters martes, 15 de mayo de 2012

La empresa de moda italiana Benetton acordó realizar una donación a la caridad católica para poner fin a una disputa legal con el Vaticano.

Esto por un aviso que mostraba al Papa Benedicto XVI besando en los labios a un clérigo musulmán, dijo la Santa Sede.

El portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, afirmó que la Santa Sede había ganado una victoria moral, consiguiendo su objetivo de defender la imagen del Papa a través de medios legales.

La empresa había prometido no hacer circular ninguno de los fotomontajes e intentar detener el uso de la imagen por terceras partes, sostuvo Lombardi.

Sin embargo, la foto aún estaba ampliamente disponible en internet.

La imagen del Papa era parte de una impactante campaña de publicidad de la empresa llamada Unhate, en la que aparecían varios líderes mundiales.

En otra imagen figuraba el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, besando a su par venezolano, Hugo Chávez.

No se especificó a cuánto asciende la cantidad de dinero donada.

El Vaticano afirmó que Benetton también prometió que no usará la foto del Papa en el futuro sin permiso. La empresa no estaba inmediatamente disponible para comentar la información. Benetton retiró rápidamente los avisos tras la protesta del Vaticano, que anunció acciones legales.

En ese momento, la Santa Sede dijo que los avisos estaban 'dañando no solo la dignidad del Papa y de la Iglesia Católica, sino también los sentimientos de los creyentes'.

La compañía de ropa ha realizado otras controvertidas campañas de publicidad en el pasado, incluyendo temas como el sida y las relaciones interraciales.

La campaña contra el odio que fue realizada por Benetton en noviembre del año pasado generó gran polémica por el hecho de que se presentaran a personajes conocidos.

Uno de los ejemplos presentó al presidente de Venezuela Hugo Chávez Frías besando al presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Se trataba de fotomontajes específicos. Pero el de Benedicto XVI y Ahmed el Tayeb, fue el más cuestionado y controvertido, entre los seis que presentó la compañía.

En su momento, el Vaticano manifestó que 'se trata de una grave falta de respeto hacia el Papa, una ofensa a los sentimientos de los fieles, una demostración evidente de cómo una publicidad puede violar las reglas elementales del respeto a las personas para atraer la atención mediante una provocación'.

Así mismo, Benetton dijo sentir que la utilización de la imagen haya herido la sensibilidad de los fieles.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.