Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Juliana Ramírez Prado - jramirez@larepublica.com.co lunes, 21 de septiembre de 2015

Su presidente, Álvaro Ramírez Bonilla, estuvo hablando con AL sobre esta empresa colombiana de tecnología en servicios legales que atiende en linea a más de 2.000 clientes internacionales en aspectos de propiedad intelectual.

¿Cómo es la estructura de B&R Latin America?
Soy el único dueño. Tenemos oficina en Colombia, otra en Estados Unidos (Miami) y en Chile y desde allí coordinamos el trabajo de manejo de portafolios de propiedad intelectual en América Latina. 

Somos 10 abogados en Bogotá y en las otras sedes trabajamos con una persona. Adicional, tenemos asociados en 18 países de la región.

¿Cómo nace este modelo de negocio?
El negocio empezó  en 1999 cuando yo era estudiante de Derecho en la Universidad de los Andes y monté una empresa en internet. Hoy somos una compañía de tecnología en servicios legales y si a me pregunta si me parezco más a Cavelier o a Uber yo diría que soy más el segundo.

Nosotros tenemos dos marcas: Bonila Marcas (clientes nacionales) y B&R Latin American (internacionales). La primera decidimos dejarla un poco quieta ya que tenemos  más clientes en Korea, Japón, Alemania y China que en Colombia. 

La manera cómo hacemos negocios lo entienden más en los países desarrollados que acá. En Colombia es más la relación y hay que ser el primo de alguien. Nuestro modelo de negocios está basado  más en la eficiencia y tecnología que en la relación. La estrategia digital nos ha permitido generar confianza. 

¿Cuáles son esas ventajas tecnológicas?
Un portal en el que los clientes pueden ver  en tiempo real el estado de sus tramites de marcas o patentes, una cotización en línea en la que por ejemplo, una empresa que quiera registrar la marca en 18 países puede demorarse cinco minutos para saber su costo y una apuesta  en comunicación y marketing digital.

¿Cuántos clientes tienen?
Más de 2.000, de los cuales 99% son internacionales  y no conozco a la mayoría porque las asesorías  por lo menos en un 97% se hacen en línea.  Muchos  de ellos son pequeños, aunque también manejamos clientes famosos como  Nasa, Samsung, Huawei, Porvenir, Linio, Easy Taxi o Petco.

¿Cómo les fue en 2014? 
Muy bien. En 2013 crecimos 200% y en 2014 subimos 30%. En 2013 el crecimiento se vio relacionado con la entrada en Brasil y por las ventajas tecnológicas que no son comunes. 

En 2014 abrimos en Chile pero el crecimiento fue un tema más de inercia.  Entre más usamos tecnología, mejor servicio le prestamos al cliente y así mismo, más clientes llegan.

¿Cuánto invierten al año en tecnología?
US$50.000. 

De toda el  área de propiedad intelectual, ¿qué es lo que más se mueve?
Patentes.

¿Cuál fue el negocio más representativo de 2014?
Adolfo Domínguez, marca que tenía problemas para protegerse en Estados Unidos desde 1980.

¿Qué se viene para este año?
Tenemos los últimos juguetes en herramientas pero queremos automatizar el proceso lo mas que podamos para seguir mejorando en servicio al cliente.  Por otra parte, en 2014 crecimos en ingresos 30% pero gastamos 80%. En este sentido, más que crecimiento buscamos mayor rentabilidad.

¿Hay planes de expansión?
La idea es aumentar las relaciones con  nuestros asociados y en un futuro quedar una sola firma. El Caribe es una zona que nos gustaría llegar.

¿Están pensando en abrir las puertas a otros socios?
Nuestra firma esta valorada en US$5 millones y en algún momento hemos pensado en abrir el capital. Estamos buscando una inyección de US$500.000 y nos gustaría que proviniera de una firma de abogados latinoamericana.

Las opiniones

Edgar  Munevar
Presidente del Colegio de Abogados Javerianos
“Es muy importante el tema tecnológico ya que es una realidad del mundo actual y el sector legal debe estar en consonancia, aunque la inversión en tecnología depende de la clase de asesoría que se preste”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.