Colprensa Domingo, 27 de agosto de 2017

Recordó que el Congreso debió realizarse en mayo, pero los retrasos en la implementación llevaron a que se aplazara.

Tras una presentación elogiándolo y una lluvia de aplausos, Rodrigo Londoño, conocido como ‘Timochenko’, les habló a los miembros de las Farc afirmando que necesitarán ser respetuosos, prudentes y no soberbios para poder afrontar los obstáculos que deberán superar en el camino político.

“Superamos en lo fundamental el obstáculo de la guerra. Celebramos este congreso públicamente y en la Capital del país, una victoria impensable años atrás”, dijo Londoño en la instalación del Congreso Nacional de las Farc, ‘Por un Gobierno de Transición para la Reconciliación y la Paz’.

“Esto no significa que renunciamos a nuestros fundamentos ideológicos y proyecto de sociedad, seguiremos siendo tan revolucionario como los marquetalianos”, aseguró.

Londoño, dijo que continuarán luchando por el establecimiento de un régimen político democrático que garantice la paz con justicia social y que los acuerdos logrados en La Habana, tienen los mínimos que les permitirán trabajar desde este nuevo escenario para alcanzar sus objetivos.

Recordó, que el Congreso debió realizarse en mayo, pero los retrasos en la implementación llevaron a que se aplazara. Sin embargo, siguen firmes en la voluntad de consolidarse como organización política.

De cara al escenario político, aseguró que a sus contradictores les responderán con hechos y no se enfrascarán en debates complejos pues su fuerza serán las masas.

“El régimen y el sistema no están hechos para nosotros pero estamos inmersos en ellos y estamos dispuestos a cambiarlos. Requerimos de cabeza fría y de masas que nos respalden en todos los espacios. Nuestra misión fundamental será ganarlas. Sin ellas el adversario hará lo que quiera con nosotros, sin ellas no podremos cambiar nada”, dijo.

Fue enfático en decir, que si ofrecerán su fuerza y energía para unir a todos los sectores progresistas, deben ser conscientes de cómo se deben referir al país, y dicha intención se debe notar en sus propuestas claras, sus símbolos y su nombre.

Y concluyó: “La paz tendrá que ser una realidad en Colombia. Una hermosa tarea nos espera”.