Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Esteban Guerra - hguerra@larepublica.com.co martes, 21 de enero de 2014

El jefe de los negociadores de paz del Gobierno Nacional, Humberto De la Calle Lombana, desmintió los cinco mitos que se han creado alrededor de las conversaciones sostenidas en La Habana, Cuba, con las Farc.

Uno de sus anuncios más enfáticos fue el de ‘estar entregando al país’. Allí, De la Calle aseguró que “las conversaciones se han venido ciñendo estrictamente a los puntos pactados en el Acuerdo General de La Habana el 26 de agosto de 2012, a saber: Desarrollo rural, participación política y ciudadana, el problema de las drogas, la desmovilización y la dejación de armas, víctimas, esto es, mecanismos de justicia transicional y, por fin, refrendación y garantías”.

Además agregó que las dos partes no han pactado un cambio en la agenda de negociaciones como se ha venido rumorando desde sectores opuestos a las conversaciones.

“Lo pactado implica reformas, incluso reformas constitucionales, pero nada de ello corresponde a devaneos ni concesiones que desvirtúen la esencia de la democracia”, dijo De la Calle.

Reducción de las FF.AA.
Otra de las críticas al proceso es la posible reducción de personal que se le realizaría a las Fuerzas Armadas. “La estructura y el funcionamiento de las FF.AA. fue, específicamente, excluido de las conversaciones. Mientras duran las discusiones las fuerzas armadas seguirán operando a plenitud y si se llega a un acuerdo, ellas continuarán cumpliendo con su mandato constitucional en un contexto de paz. En cuando a la remuneración, prestaciones sociales y su estatus actual, no existe en el gobierno ninguna idea ni iniciativa para desmejorarlos”, aseguró el jefe de los negociadores del Gobierno.

Reforma rural afecta propiedad
Para este punto en el que se critica la reforma rural ya que podría afectar la propiedad privada, De la Calle enfatizó en que las transformaciones se realizaron “con equidad y democracia, pensado en beneficiar al pequeño productor”.

Según explicó, habrá un número mayor de campesinos que no tienen tierra o que no tienen grandes cantidades para que puedan acceder a créditos, para crear “un Fondo de Tierras para la Paz, acompañado de planes en vivienda, agua potable, asistencia técnica, capacitación, educación, adecuación de tierras, infraestructura y recuperación de suelos”.

Conversaciones clandestinas
Si bien las conversaciones que se han venido sosteniendo cuentan con un grado de confidencialidad alto, el jefe negociador reconoció que no son clandestinas y dijo que los acuerdos alcanzados en La Habana “deben ser sometido a refrendación de toda la ciudadanía”, con el fin de entregar transparencia al proceso.

Impunidad
Para evitar que al no haya políticos con cargos de delitos de lesa humanidad, el Gobierno dispuso del marco jurídico para la paz.

Todo el esfuerzo que adelanta el Gobierno para lograr la terminación del conflicto debe concluir en un fortalecimiento integral de la justicia y el imperio de la ley en todo el territorio Nacional, lo cual es la verdadera garantía de no repetición”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.