Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Expansión martes, 8 de abril de 2014

Coca-Cola quiere recuperar gas en España. Tras unos meses agitados como consecuencia del ajuste laboral de su embotellador, la multinacional estadounidense de refrescos quiere volver cuánto antes la normalidad, por lo que ha puesto a trabajar a sus departamentos de márketing y comunicación.

El objetivo principal de la compañía que preside Marcos de Quinto es reanudar su estrategia permanente de inversión publicitaria, que suspendió a finales de 2013, cuando Coca-Cola Iberian Partners anunció su intención de despedir a 1.200 trabajadores.

El grupo consideró entonces que no era conveniente estar presente en prensa, radio y televisión, ya que cualquiera de sus mensajes podía ser utilizado en su contra en los actos de protesta organizados por los empleados y sus representantes sindicales. Así, Coca-Cola suspendió la campaña que tenía preparada para invierno; en noviembre terminó la última gran acción publicitaria en el mercado español: la de las latas con los nombres más populares.

Dos opciones

La empresa lleva semanas analizando el impacto que ha tenido en su reputación la oleada de críticas, protestas y llamamientos al boicot provocada por el expediente de regulación de empleo (ERE). Para reparar los daños a su imagen de marca, Coca-Cola analiza ahora la posibilidad de lanzar a finales de este mes o a comienzos de mayo una campaña publicitaria que sirva para pasar página y poner en valor sus valores corporativos.

Para ello, la multinacional ha acudido a Sra. Rushmore, una de las dos agencias publicitarias que trabajan habitualmente para la marca, junto con McCann. Un equipo de Sra. Rushmore trabaja ya en diversas ideas que sirvan para cerrar el conflicto.

Sin embargo, no es seguro que finalmente Coca-Cola decida apostar por una campaña singular hecha expresamente para superar el periodo post-ERE. Según explican varias fuentes próximas a la compañía, podría pasar que al final el grupo se incline por lanzar de forma inmediata en el mercado español la campaña internacional que Coca-Cola ha preparado por ser uno de los principales patrocinadores de la Fifa en el Mundial de Fútbol que se celebrará en Brasil entre junio y julio.

«El objetivo es recuperar cuanto antes la normalidad, pero primero tenemos que analizar los daños y ver si la marca ha recibido muchos golpes o sólo arañazos», explican gráficamente las fuentes consultadas. «Con los datos en la mano decidiremos si realizamos una acción especial o lanzamos ya las acciones asociadas al patrocinio del mundial de Brasil», apuntan.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.