Paulo Andrés Durán G. - pduran@larepublica.com.co Miércoles, 10 de febrero de 2016

La decisión se dio a conocer casi dos meses después (15 de diciembre de 2015) de que Fernando Augusto León Martínez, representante legal de la sociedad solicitara la admisión de la firma al proceso de reorganización.

Nicolás Polanía Tello, superintendente Delegado para Procedimientos de Insolvencia de la Supersociedades, decretó el fallo tras evaluar los documentos suministrados por la compañía solicitante.

“Tras el examen se estableció que la solicitud de admisión cumple con los requisitos exigidos por la Ley 1116 de 2006, en los términos en que fue reformada por la Ley 1429 de 2010, para ser admitida al proceso de reorganización”, manifestó Polanía Tello. Según Luis Ángel Madrid, abogado de la Universidad Sergio Arboleda, aseguró que el proceso de reorganización es una figura que lleva acabo la Supersociedades con empresas que pasan por momentos críticos pero son viables económicamente. “Con la figura se busca hacer una reestructuración en los pasivos y activos; así como en la parte administrativa y operacional de la firma”, detalló Madrid.

Entre las exigencias hechas por el ente de control a la sociedad aceptada está el de “abstenerser de realizar, sin autorización previa del Despacho, enajenaciones que no estén comprendidas en el giro ordinario de sus negocios, ni constituir cauciones sobre bienes del deudor, ni hacer pagos o arreglos relacionados con sus obligaciones…”, de acuerdo con el informe emitido por la entidad. De igual forma, el representante legal de la firma debe presentar una actualización del inventario de activos y pasivos “incluyendo las acreencias causadas”.

La opinión

Luis ángel madrid
Abogado de la universidad sergio arboleda

“El proceso de reorganización busca hacer una reestructuración en los pasivos y activos; así como en la parte administrativa y operacional de la firma con el objetivo de salvarla de la disolución”.