Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

César D. Rodríguez Flórez - cdrodriguez@larepublica.com.co martes, 8 de enero de 2019

Evidencias que sustentan los hallazgos serán trasladadas a la Fiscalía y a la Procuraduría.

La Contraloría General de la República evidenció nuevos hallazgos fiscales por $197.963 millones en la finalización del proceso de intervención de Saludcoop EPS y verificó el direccionamiento de recursos parafiscales del Sistema General de Seguridad Social en Salud a la sociedad subordinada Corporación IPS Saludcoop.

Así lo confirmó el organismo de control a través de un comunicado en el que explica que por medio de las auditorias se lograron identificar giros de desembolsos de anticipos de Saludcoop EPS en Intervención con destino a la Corporación IPS Saludcoop, por autorizaciones del Agente Especial Interventor.

Lo anterior, sin que se hubiese evidenciado una contraprestación de servicios de salud; por lo cual la entidad concluyó que estos recursos girados como anticipos no tenían garantía de devolución de los recursos al sistema o a Saludcoop EPS en Intervención; y evidencian irregularidades por $75.974 millones.

En su texto, el organismo añade que el 24 de noviembre de 2015, el mismo día que la Superintendencia Nacional de Salud ordenó la Liquidación Forzosa Administrativa de Saludcoop EPS en Liquidación, Guillermo Grosso Sandoval autorizó a través del Director Nacional de Tesorería de la EPS Saludcoop, realizar giros bajo la figura de endoso, por concepto de pago de arrendamiento que la Corporación IPS Saludcoop le debía a RV Inmobiliaria por $802.160.647; sin que hubiesen sido servicios de salud que la EPS tuviera a su cargo, lo que evidenciaría otro detrimento patrimonial.

“Se autorizó el pago de giros directos, a través del Consorcio SAYP por $121.165.078.440, a favor de la Corporación IPS Saludcoop, sin que se pudiesen evidenciar los soportes de la facturación que garantiza la realización de la prestación de los servicios de salud, por parte de la Corporación IPS Saludcoop a usuarios de Saludcoop EPS en Intervención, con lo se configura otro detrimento patrimonial adicional”, apuntó la Contraloría.

La entidad reveló que se evidenció que se prestaron servicios de transporte para personal administrativo, solicitados y autorizados estos en la vigencia 2015 y facturados por la UNIÓN TEMPORAL SASO V&G en la vigencia 2016, a nombre de Cafesalud EPS; los cuales fueron pagados por Cafesalud EPS en la vigencia 2016, por $21.437.800; cuando Guillermo Grosso Sandoval, era ya presidente de Cafesalud EPS.

El caso Cafesalud
Por otra parte, entre el 23 de julio y el 14 de diciembre de 2018, la Contraloría General de la República adelantó auditoria a Cafesalud EPS, en lo correspondiente a las vigencias 2015 y 2016. Los hallazgos fiscales detectados superaron esta vez los $71.000 millones.

El organismmo señaló que Grosso fue designado el 25 de noviembre de 2015, mediante acta 270 de la junta directiva, presidente de Cafesalud, un día después de haber culminado la intervención de Saludcoop.

“Uno de los casos que llamó particularmente la atención de los auditores,
corresponde a que con una factura por algo más de $1.6 millones, identificada a través del aplicativo SYC, Grosso -en ese momento presidente de Cafesaludordenó pagarle a la IPS Saludcoop casi $19.000 millones”, apuntó la entidad en su comunicado.

En el proceso los auditores también establecieron que recursos de la salud por más $9.500 millones, fueron ordenados y girados, entre septiembre y diciembre de 2015, a la Cooperativa Progressa, por concepto de descuentos de nómina e intereses, que la Corporación IPS Saludcoop adeudaba a esta cooperativa. Los pagos realizados por Cafesalud no correspondieron a servicios de salud prestados por la IPS.

“Se evidenciaron también en los gastos administrativos, hallazgos con connotación fiscal por más de $43.000 millones; dichas desviaciones se realizaron entre las vigencias 2015 y 2016, periodo en el cual los representantes legales de Cafesalud eran en su respectivo orden cronológico, Carlos Andrés Mantilla Galvis y Guillermo Enrique Grosso Sandoval”, dice la Contraloría en su informe.

Por último, recalcó que el origen de dichas desviaciones se encuentra en la suscripción de contratos no relacionados con la prestación de servicios de la salud, y que fueron pagados con recursos destinados para tal fin. Entre ellos están la compra de mobiliario, equipos de tecnología, adecuaciones, servicios de hospedaje y compra de tiquetes aéreos para personal administrativo de Cafesalud.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.