Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Paulo Andrés Durán G. - pduran@larepublica.com.co Lunes, 12 de septiembre de 2016

Andrés Orjuela, experto en política de la Universidad del Externado de Colombia, manifestó que  “las Farc seguían el Marxismo-Leninismo orientada por el Partido Comunista; mientras que el ELN tenía muchas influencias que llegaban de la revolución cubana y el castrismo pasando por la Teología de la Liberación con el ingreso del padre Camilo Torres”, manifestó Orjuela.

Según el experto en política de la Universidad del Externado de Colombia, en la forma de financiarse también hay una gran diferencia pues el narcotráfico ha sido un aliado de las Farc; mientras que la extorsión, los secuestros, la minería ilegal y el petróleo han  financiado  en gran parte, la causa de los elenos.

“El ELN encontró en las infraestructuras petroleras del país una forma de subvencionar su causa, por tal razón, cuando no se pagan las cuotas atenta contra estas haciéndole no solo un daño a la economía del país sino al medio ambiente”, dijo Orjuela. 

Según fuentes de presidencia, el ELN actualmente tiene entre 1.300 y 2.500 combatientes, una cifra muy mermada si se compara con la que llegó a tener a finales de 1980 que era alrededor de 10.000 hombres. En ese entonces tenía más tropa que las Farc que solo contaban con 8.000 combatientes; sin embargo, cuando esta última guerrilla entró al negocio del narcotráfico su tropa creció y en 2002 alcanzó a tener más de 70 frentes y hasta 20.000 hombres. 

La pérdida de poderío que ha venido experimentando el ELN se podría traducir, según Orjuela, como la tercera gran diferencia entre las guerrillas. Los integrantes del secretariado de las Farc tienen un mando más vertical entre sus frentes, es decir, “los diferentes combatientes siguen los mismos lineamientos de los líderes”, dijo el experto en política. Y agregó, que ese respaldo no es palpable en los integrantes del ELN con su Comando Central que no siguen sus mismas directrices “de ahí que el proceso de paz con el Gobierno no haya llegado a buen puerto pues los rasos no estaban de acuerdo”, concluyó. Entre tanto, la última novedad de afectación del orden público, paro armado de 72 horas anunciado por el ELN en seis departamentos del país,  sucedió en Casanare, donde una buseta fue incinerada.