Ripe Viernes, 13 de marzo de 2015

Las nuevas generaciones de abogados tienen ambiciones más globales que sus antecesores y el deseo de hacer el sector legal más eficiente y comercial.

Muchos no ven la abogacía como una carrera para toda la vida, pero si se mantienen, les gustaría tener una mejor conciliación entre la vida personal y profesional que las generaciones predecesoras de acuerdo al estudio realizado entre 1.800 abogados jóvenes de 73 países, donde la mayoría alcanza una edad entre 26 y 35 años.

Aunque tres cuartas partes de los hombres encuestados y 57% de las mujeres todavía aspira a llegar a ser socio en un bufete, sorprende que casi 40% de los jóvenes a nivel mundial piensa que el modelo de ‘partnership’ (estructura de socios) no es apropiado para el siglo XXI. Los letrados en sus primeros años de trayectoria sienten que el modelo de asociación no está en sintonía con las prácticas comerciales modernas, y le gustaría remodelar la profesión legal. Además, más de la mitad cree que la carrera en el sector legal es innecesariamente larga.

Los encuestados critican el excesivo enfoque hacia los ingresos y son reacios al viejo estilo de facturación por horas y las presiones que genera trabajar más tiempo, independientemente de la eficiencia o el valor para el cliente. En líneas generales los jóvenes abogados están satisfechos 83% de los encuestados es feliz en su carrera, estando más contentos los de 21 a 25 años y los que trabajan en Latinoamérica.