Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Reuters Jueves, 17 de mayo de 2012

Cuba exigió a Estados Unidos que le conceda una licencia para comercializar su ron Havana Club en la mayor economía del mundo y lo culpó del ‘robo’ de la marca para entregársela a Bacardí.

En una declaración oficial divulgada por el periódico oficial Granma, la Cancillería cubana dijo que la Corte Suprema Estadounidense denegó esta semana a la isla la posibilidad de defender su derecho de renovar la marca ante la Oficina de Marcas y Patentes de los Estados Unidos.

El ron Havana Club ha sido blanco de un histórico litigio en territorio estadounidense, cuya marca se adjudican tanto la empresa mixta que forman el gigante francés Pernod-Ricard y la estatal Cuba Ron, y su rival Bacardí Ltda.

'Esta acción constituye una grave violación de los compromisos de los Estados Unidos en materia de propiedad industrial, que lo obligan a proteger las marcas de las compañías e instituciones cubanas', dijo la Cancillería.

'El Ministerio de Relaciones Exteriores demanda al gobierno de los Estados Unidos otorgar de inmediato la licencia que permita a la entidad cubana Cubaexport renovar la marca Havana Club', agregó. El fallo de la corte estadounidense se basa en una ley que limita el registro y la renovación de marcas y nombres comerciales de empresas confiscadas por el gobierno cubano.

Havana Club fue confiscada por el gobierno de la isla en 1960 a sus propietarios cubanos, la familia Arrechabala.

La marca fue comprada más tarde por Bacardí, que tiene sede en las Bermudas y es la mayor compañía de bebidas alcohólicas del mundo que no cotiza en bolsa. El gigante Pernod-Ricard dice que Bacardí 'engaña' a los consumidores. Pero Bacardí responde que la marca fue de la familia Arrechabala hasta la confiscación de 1960 y que ha vendido su ron en Estados Unidos desde 1995.

Pernod-Ricard vende su Havana Club en unos 124 países, principalmente España, Alemania, Canadá, Francia, Italia, México, Chile y está buscando consolidarse en China, India, Singapur, Brasil y Sudáfrica.

Pero el mercado estadounidense, situado a solo 145 kilómetros de la isla, le está vetado también por el embargo comercial que aplica Estados Unidos desde hace medio siglo.

'Si el Gobierno de los Estados Unidos no actúa, será el único responsable del robo de la marca Havana Club a su legítimo titular, la compañía Cubaexport, y de las consecuencias negativas que pudieran derivarse de este hecho para la protección recíproca de la Propiedad Industrial', sentenció.

Según los expertos, el registro de este tipo de marcas debe ser especial, ya que considera la comercialización en varios países.

Los nombres distintivos cuentan con protección especial.

En cuanto a la denominación de origen se debe hacer un estudio específico para no crear una posible confusión en el consumidor.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.