Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Germán Corcho Tróchez - gcorcho@larepublica.com.co martes, 5 de noviembre de 2013

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) declaró fundada las observaciones presentadas por Cueros Vélez y negó el registro como marca de Napaa, signo con el cual Comercializadora Lyon pretende comercializa productos de la clase 9 internacional de Niza: aparatos e instrumentos ópticos.

La sociedad opositora argumentó su posición en que el beneficio, de concederse, puede causar perjuicios por confusión y asocio a su marca Nappa, registrada previamente en 2008 para las clases 25 (vestidos, calzados y sombrerería) y 18 (cuero y sus imitaciones). “Comienzan con la misma sílaba ‘Na’ y terminan con la sílaba ‘Paa’ y ‘Pa’, aspecto que impacta visualmente a los consumidores”.

Lyon, sin embargo, no dio respuesta a la oposición de Vélez, que insistió en que la única diferencia entre ambas expresiones no era suficiente: la inclusión de la letra ‘A’ en el signo Napaa, y la ‘P’ adicional en Nappa, el nombre de las tiendas de productos económicos de la empresa reconocida por sus confecciones de cuero y cuya casa matriz está ubicada en Medellín.

En su resolución de primera instancia del 26 de junio pasado, la dirección de Signos Distintivos decidió hacer la comparación de las marcas enfrentadas en “conjunto”, para evitar el fraccionamiento de las mismas, y de manera “sucesiva”, atendiendo que el cliente percibe las marcas de manera individual. “Se deben tener en cuenta las semejanzas y no las diferencias, ya que así actúa el consumidor”.

Partiendo de los criterios anteriores, la Superintendencia llegó a la conclusión de que Napaa y Nappa “son similarmente confundibles” en ortografía y pronunciación. En este punto coincide con Vélez, representada por la abogada Laura Michelsen, del bufete Triana, Uribe & Michelsen.

“Comparten la misma división silábica y ubicación vocálica (A-A), así como una secuencia gramatical” parecida, sin que el intercambio de la letra ‘P’ por la ‘A’, y la adición del dibujo de un perro, actúen como elementos suficientemente diferenciados frente a las similitudes encontradas”, señala el organismo.

Esas mismas coincidencias hizo innecesario, según la Superindustria, estudiar el riesgo de que si coexsisten en el mercado podría generarse un riesgo de asociación o confusión, y que los consumidores no pudiesen identificar el empresario que distribuye los productos.

“La confusión en cualquiera de los tres campos de la comparación de los signos contradichos -la fonética, la visual o conceptual- impide que el signo posterior ingrese al registro por producir confusión con el anteriormente registrado o solicitado”, se lee en la resolución.

Otra de las razones de la SIC es el vínculo entre los productos o servicios de los nombres.

A su juicio, estos se relacionan dado que los instrumentos ópticos que Lyon comercializaría con Napaa, comparten los mismos canales de distribución con Nappa, de Cueros Vélez.

“Así como que se complementan con los productos de vestuario que reivindica la marca registrada, lo que representa un riesgo de confusión respecto al origen empresaria, ya que no sólo los productos son intercambiables, sino que además el público consumidor supondría que los dos son del mismo empresario”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.