Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Laura Vita Mesa - lvita@larepublica.com.co viernes, 5 de febrero de 2021

FG estuvo involucrada en captación y de incumplimiento con los inversionistas que habían comprado títulos de ganado e inmobiliarios

David Wigoda Rinzler, quien fuera el presidente de Factor Group (FG), fue condenado en primera instancia a 13 de años de cárcel por los delitos de captación masiva y habitual y estafa agravada en masa. El empresario, sin embargo, está prófugo de la justicia, y estaría en Israel.

Cabe recordar que la historia de este escándalo se remonta al 6 de octubre de 2011 cuando la compañía se acogió a un proceso de reorganización aprobado por la Superintendencia de Sociedades. Sin embargo, el 13 de octubre de ese mismo año, el tema tomó otro rumbo cuando la Superintendencia Financiera de Colombia emitió una resolución donde resolvió que algunos de los negocios de FG eran captaciones ilegales de dinero.

En total se habló de activos por $146.899 millones, que habían tenido un manejo ilegal y por lo tanto debían ser intervenidos. La firma de factoring había realizado 1.575 contratos de activos al descuento que no iban a cumplir con las expectativas de los inversionistas.

A raíz de esta resolución, la compañía se vio en la necesidad de realizar un plan de desmonte con el que le presentó a sus clientes una forma de recuperar sus activos invertidos. Es así como después de cuatro meses de discusión, la Supersociedades aprobó la propuesta dada por FG y comenzó el proceso de pago a los acreedores.

En el plan de desmonte, la idea era que cada una de las personas que habían estado involucradas en los fideicomisos apareciera como beneficiarios de los derechos fiduciarios y no como inversionistas de Factor Group, como inicialmente se hizo.

De esta manera, Acción Fiduciaria debía registrar la cesión de los derechos fiduciarios en los fideicomisos Inmuebles Ganaderos I y Ceba de Ganado, en los términos señalados por la providencia; en igual sentido, Fiduciaria Corficolombiana debía hacer lo mismo con los fideicomisos Luciérnaga, Salamandra y Grupo Monarca La Selva.

Hoy, a casi 10 años de que se destapara el escándalo, las víctimas no han recuperado la totalidad del dinero que se perdió, y esperan que la condena impulse a liquidación del fideicomiso.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.