Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa domingo, 24 de enero de 2016

La exseñorita Cundinamarca y exsecretaria privada de Otálora ya había denunciado en oportunidades pasadas acoso laboral y agresiones físicas, pero en esta oportunidad Coronell revela unos supuestos chats en los que Otálora habría sostenido conversaciones con tono sexual y compartía imágenes al parecer desnudo en su apartamento. 

Cristancho le habría confirmado a Coronell que el acoso fue por dos años. La columna, que lleva como título “El acoso no era solo laboral, también sexual”, afirma que Cristancho recibió amenazas luego de denunciar los malos tratos. 

“Días después, la doctora Astrid Helena Cristancho recibió una amenaza escrita para que se callara si no quería someterse al desprestigio personal y al ostracismo profesional. Ella entabló la denuncia correspondiente”, indica Coronel en la columna. 
En la columna Coronell afirma que todo comenzó con invitaciones a comer, reuniones extralaborales e insinuaciones, hasta tener que soportar el supuesto acoso, como llamadas a altas horas de la noche y envío de imágenes obscenas. 

Por último, el periodista de Semana revela otro chat que sería una supuesta evidencia de que el acoso era con otras trabajadoras de la institución. 

En noviembre de 2015 el defensor del Pueblo estuvo bajo el ojo del huracán por otra columna de Coronell donde se denunciaban otros casos al parecer de maltrato laboral y la renuncia de Cristancho, que hacen parte hoy de una investigación. 

“Me encontré desde el principio con una inclemente violencia verbal y psicológica, gritos, zapateos, manoteos, amenazas, pataletas, malos tratos en general. Este comportamiento es denigrante, no solo para mi sino para muchos de mis compañeros”, explicó Cristancho en su carta de renuncia. 

En la misiva, la secretaria manifiesta haber hablado la situación con Otálora, y dice que pensó en renunciar, pero manifiesta que su amor por la institución y su papel como mediadora entre otros funcionarios y el Defensor del Pueblo se lo impidió. 

Y es que esta situación parece un dilema, que el encargado de velar por los Derechos de los colombianos sea denunciado por sus maltratos y falta de respeto contra sus subalternos. 

Al parecer, Otálora reunió en noviembre a sus empleados donde habría insinuado que sacaran un comunicado desmintiendo dichos maltratos. 

El grupo de prensa de la Defensoría afirmó que este lunes el defensor Otálora se va a referir a estas acusaciones, ya que son temas personales y no de la institución. 
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.