Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

viernes, 16 de septiembre de 2022

Juan Pablo Vélez, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cartagena, explicó el rol del Centro de Arbitraje y Conciliación

La resolución de conflictos mediante el arbitraje es una práctica que ha tenido cabida en varios sectores en ciudades como Bogotá y Cartagena. El Centro de Arbitraje y Conciliación es el mejor ejemplo de ello, que en sus 30 años de funcionamiento continúa realizando jornadas con empresas y comunidades, según explicó Juan Pablo Vélez, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cartagena.

¿Cómo funciona y qué procesos atiende el Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Cartagena?

El eje principal es la ayuda que brindamos para resolver conflictos, especialmente, ante los entornos de los negocios. Actualmente vemos como la polarización afecta diversos sectores, por lo que estos mecanismos alternativos de solución de conflicto cobran su propósito, por eso buscamos llegar a los escenarios donde es complicado llegar a un consenso, bien sea en el ámbito de los negocios, o también con las comunidades.

¿Cuáles son los aportes del Centro de Arbitraje y Conciliación al sector empresarial?

Para gran parte de los conflictos jurídicos que hoy se ven en la región, bien sea entre el Gobierno y empresa privadas, o entre las mismas empresas, el Centro de Arbitraje y Conciliación llega con una alternativa que, por medio de la práctica del arbitraje, brinda una solución amigable. Nosotros desde el centro somos unos facilitadores de una operación logística debido a que son los árbitros y los conciliadores son quienes realmente hacen las intervenciones para la solución de conflictos.

¿La Cámara de Comercio cuenta actualmente con estrategias para posicionar estos centros?

Sí. El centro cumple 30 años y con eso queremos seguir posicionándolo a nivel nacional y también destacar a nivel internacional, entendiendo que Cartagena es precisamente una ciudad internacional. Queremos enfocar el centro en el ámbito marítimo y portuario, que son los fuertes de la ciudad. Somos el principal centro logístico del país en estos dos sectores, queremos poner a disposición las capacidades del centro para esos dos sectores económicos, aprovechando la conectividad y el posicionamiento de la ciudad, sin olvidar a los negocios locales y nacionales. A la final, siendo una sede logística, independientemente de cuál sea el origen de los conflictos, cada contrato conlleva en sus cláusulas cómo funcionará el arbitraje en caso de disputa.

¿Cómo funcionan las jornadas de arbitraje y conciliación impulsadas por la Cámara de Comercio?

Tenemos unos facilitadores que hacen un trabajo con las comunidades, principalmente, así como con los micro empresarios, para identificar cuáles son esos conflictos. Nosotros brindamos, además del escenario logístico, un aporte de toda la metodología por parte de nuestros conciliadores sobre la resolución de conflictos y hacer que esta sea efectiva y se lleve en buenos términos.

LOS CONTRASTES

  • Eduardo ZuletaArbitro nacional e internacional

    “En Latinoamérica existen cuatro modelos diferentes respecto a la escuela de arbitraje y, casi todos, responden a unas reglas iguales aplicadas a lo nacional y lo internacional, algo que no pasa en Colombia”.

¿Cuántos casos se trabajan por cada jornada de conciliación?

Entre 30 y 40 casos, en los que nos comprometemos a ser facilitadores del diálogo .

¿Cómo implementan las herramientas tecnológicas conocidas como ‘legal tech’ dentro del centro?

Tenemos un núcleo empresarial de servicios legales con 15 empresas inscritas y cuatro de ellas están involucradas en los procesos que ofrecen las ‘legal tech’, a pesar de ser una práctica reciente.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.