Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José David Castilla sábado, 22 de junio de 2019

La Fiscalía capturó a 13 personas que se encargaban de falsificar los medicamentos y venderlos en Bogotá

La Fiscalía desmanteló una red delincuencial que se dedicaba a falsificar medicamentos contra el cáncer. Estos falsos tratamientos médicos eran vendidos en diferentes farmacias en toda Bogotá y terminaban afectando la salud de las personas que sufren de esta grave enfermedad.

En total, 13 personas fueron las implicadas en esta red criminal, que, según informó la Fiscalía, alteraban los medicamentos que conseguían de contrabando para venderlos por toda la capital de la República.

La historia nace por la queja de un ciudadano que advirtió sobre la falta de acción de un fuerte medicamento que le habían recetado para su enfermedad. El principal problema es que estos medicamentos le habían generado efectos adversos a su salud.

La farmacéutica revisó la queja y verificó que el producto había sido adquirido en una droguería al norte de Bogotá. A ese lugar llegaron las autoridades, quienes pudieron demostrar que el producto había sido alterado.

Con esta información la Fiscalía General de la Nación, a través de la Dirección contra las Violaciones a los Derechos Humanos, inició una investigación para establecer el origen de la medicina falsificada y dar con los responsables de esta acción ilícita que pone en peligro la vida de miles de colombianos.

En un año de verificaciones y luego realizar diferentes técnicas de policía judicial, fue detectada una organización criminal que ingresaba medicamentos de contrabando, vencidos y descompuestos de Venezuela y Ecuador, o adquiría tratamientos de uso exclusivo de las EPS para sacarlos al mercado.

La Fiscalía también encontró que los medicamentos de contrabando eran enviados mediante buses en el norte de Bogotá, donde llegaban por encargo a varios locales de San Andresito y eran distribuidos por toda la capital.

Con base en estos materiales probatorios, la Fiscalía identificó a 13 personas que, supuestamente, habrían estructurado la red criminal para repartir la mercancía y quienes se habían distribuído el trabajo criminal, como si fueran una empresa de comercialización.

Fiscales de la Dirección Especializada contra las violaciones a los Derechos Humanos imputaron a estas 13 personas por los delitos de: corrupción de alimentos, productos médicos o material profiláctico; enajenación ilegal de medicamentos; usurpación de derechos de propiedad industrial y derechos de obtentores de variedades vegetales; y concierto para delinquir. Los cargos citados fueron aceptados por 8 de los procesados.

Varios de los imputados fueron remitidos por un juez de control de garantías para que tengan medida de aseguramiento intramural, mientras concluye el proceso penal.

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.