Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa martes, 19 de agosto de 2014

Edgardo José Maya Villazón es abogado de la Universidad Externado de Colombia y entre otros cargos públicos se desempeñó desde enero de 2001 hasta enero de 2009 como procurador general de la Nación. El jurista fue el primer elegido para conformar la terna, su designación la hizo la Corte Constitucional. 

Oriundo de Cesar, empezó su trayectoria ejerciendo la abogacía en Valledupar, donde fue director regional de Instituto de Seguro Social, para más tarde ser nombrado como presidente del Consejo Superior de la Universidad Popular del Cesar (UPC). 

Fue magistrado auxiliar de la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia de Colombia y también Contralor Auxiliar del Departamento del Cesar. 

Maya llegó a ser procurador general de la Nación para el periodo 2001-2005, pero luego bajo el mandato de Álvaro Uribe Vélez, una votación en el Senado lo reeligió en este cargo. 

Cuando fue jefe del Ministerio Público fue cuestionado por algunas personas de su círculo familiar y de su esposa Consuelo Araujo Noguera, secuestrada y asesinada por la guerrilla de las Farc. 

En esa polémica se vieron involucrados el gobernador del departamento de Cesar, Hernando Molina, y el senador Álvaro Araújo Castro y su padre Álvaro Araújo Noguera, cuñado de Maya. 

Maya estuvo en el ojo de la crítica luego de que su sucesor en la Procuraduría, Alejandro Ordóñez, sugiriera presuntas inhabilidades para que Maya ocupara el cargo y aun así recibiera el guiño político de Juan Manuel Santos. 

Las acusaciones se dieron en un cruce de cartas en donde, entre otras razones, se argumentaba que el ternado estaba inhabilitado para ser contralor por haber ejercido cargos públicos de orden nacional de forma transitoria durante el último año. 

Asimismo, se cuestionaba la edad de Maya Villazón, quien estando en el cargo, cumpliría la edad de retiro forzoso. La forma como fue postulado por la Corte Constitucional también fue criticada, ya que hizo parte de la primera lista de aspiraciones, la cual fue desestimada por la corporación y aunque según la norma no podía volver a ser postulado, fue elegido candidato. 

A pesar de esto, las Comisiones de Acreditación de Senado y Cámara avalaron la candidatura, entre otros aspectos consideraron que su actuación como conjuez lo convierte en un particular que presta sus servicios al Estado, sin por esto convertirse en un funcionario público. 

Tras recibir el respaldo del presidente Juan Manuel Santos, que causó revuelo en algunas bancadas, dijo que honrará el apoyo con independencia. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.