La República

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co Martes, 5 de junio de 2018

El empresario se presentó en España a una notaría para afirmar que estaría colaborando con la investigación. Con este ya son siete los implicados en un caso de manipulación de información.

Las presuntas alteraciones de información en la rama judicial por el Caso Hyundai ya dejan seis implicados y una orden de captura. Así lo confirmó la Fiscalía General de la Nación, quien el viernes pasado le solicitó a un juez de garantías la orden de arresto contra el empresario y dueño de Hyundai Colombia S.A, Carlos Mattos.

Aunque el ente judicial no brindó detalles sobre la decisión, indicó que, por ahora, entre los capturados están dos ingenieros de la rama judicial y otras personas intermediarias, las cuales, habrían servido como mediadoras para redireccionar la demanda al Juzgado Sexto Civil del Circuito de Bogotá en favor de Mattos.

La Fiscalía General también detalló que en las investigaciones hay material probatorio que confirma la presunta manipulación de información en las demandas que se establecieron en el Juzgado Sexto Civil del Circuito de Bogotá.

De hecho, fue en 2015 cuando se emprendió el lío jurídico entre la casa matriz de Hyundai en Corea, Mattos y Grupo Eljuri, conglomerado dueño de Neocorp, y quien entró a la disputa luego de que se diera la orden de negar la distribución de Mattos en el país en ese año.

Desde allí, pese a que las investigaciones continuaron desde la Fiscalía porque Neocorp estableció la presunta filtración y manipulación de información, el lío fue más allá, pues uno de los grandes perdedores de la contienda fue Hyundai.

Su imagen reputacional, sumado a los líos de la marca, generaron que en los últimos tres años la marca coreana haya tenido un gran bajón en sus ventas. Mientras que para el cierre de 2015 alcanzó a registrar 17.617 unidades, según Andemos, el año pasado tan solo totalizó 8.596 matrículas.

Esta misma situación en las ventas se vio reflejada en la comercialización de taxis. Tras ser el líder indiscutible de este segmento, la marca no logró soportar los altibajos del sector y cedió su liderato a empresas como Kía, los cuales, hoy han consolidado una agresiva estrategia de producto.

Frente a la situación jurídica y reputacional Juan Osorio, abogado de Muñoz Abogados, aclaró que “lo cierto es que es que en la práctica resulta muy sorprendente la prontitud con la cual se resolvieron situaciones particulares en este despacho judicial, ya que, en mi trasegar litigioso tristemente para un solo reconocimiento de personería hay despachos que toman más de dos meses en adoptar una decisión”.

Se espera, por ahora, que con la orden de captura de Mattos se pueda esclarecer una de las novelas jurídicas y judiciales más sonadas en el mundo empresarial. Aunque en su momento el ejecutivo llegó a un acuerdo con el Neocorp, lo cierto es que las secuelas de la trama han dejado un solo perdedor: la marca, la cual aún no continúa escalando entre las firmas más vendedoras del mercado.

Según la información de la Fiscalía entre las personas investigadas está Dagoberto Rodríguez, oficial del Juzgado Sexto; Edwin Fabián Macías Castañeda, exempleado del mismo despacho; y Wilmar Andrey, empleado de la Rama Judicial quienes habrían manipulado la información.

Antecedentes

En esta investigación la pregunta es ¿qué pasará si se llega a encontrar que sí hubo un delito? Según el abogado Juan Osorio “podría pensarse en la posibilidad de iniciar por parte de los afectados acciones judiciales contra la Rama como quiera que en virtud del actuar indebido de algunos funcionarios o empleados públicos presuntamente lograron que se decretara un medida cautelar que a más de ser ilegal como lo sostuvo la Procuraduría, generó grandes perjuicios a una de las partes”.