Juliana Ramírez Prado - jramirez@larepublica.com.co Jueves, 12 de marzo de 2015

Entre los cambios, que la Corte debería tener, se encuentran: la forma de elección y nombramiento de magistrados avalado por un concurso de méritos, un tiempo más largo en sus cargos junto con la creación de más mecanismos de transparencia, la eliminación de las funciones electorales y despolitizarse.

Nilson Pinilla, exmagistrado de la Corte Constitucional comenta que no hay jueces corruptos sino corruptos que llegan a ser jueces y por esto, es necesario que se establezcan cambios radicales. “Se ha traicionado la Asamblea Nacional Constituyente, pues con el clientelismo lo que hacen unos pocos es postular a sus amigos y no a los más aptos para estos cargos”.

Para la elección de un magistrado ha habido tres sistemas. En el primero, la denominación la hace el presidente: el segundo, los mismos magistrados elegían al sucesor corresponde a la coartación que funcionaba en Colombia, basados en la constitución de 1986; la tercera, corresponde al sistema actual en el que la nominación y elección cuenta con la participación de las tres ramas del poder: ejecutivo, legislativo y judicial.

Gloria Borrero, directora de la Corporación Excelencia en la Justicia considera que institucionalmente no hay que quitarle nada a la Corte. “Lo que hay que hacer es ser más estrictos en la escogencia y aquí, el sector académico juega un papel importante, puesto que, los decanos de las facultades deberían expedir una especie de certificación de candidatos de la universidad y así, el tema se despolitiza un poco”.

María del Pilar Arango, presidente de la Corporación de Jueces y Magistrados agrega que, es fundamental que el concurso de méritos se extienda a las Altas Cortes y que exista una especie de veeduría ciudadana que analice las hojas de vida de los candidatos.

“No estoy de acuerdo con la elección vitalicia del cargo, pues a diferencia de Estados Unidos donde esto es un hecho, en Colombia no funcionaría, porque la Constitución se reforma con frecuencia” considera el abogado constitucionalista, Manuel Quinche.

Respecto al llamado ‘carrusel de exmagistrados’ y a los cargos de elección popular en donde se postulan los mismos funcionarios, el exprocurador Jaime Bernal Cuellar afirma que esto se solucionaría cuando las personas que lleguen a la Corte, lo hagan en el último momento de su carrera, cuando tengan una edad que sobrepase los 60 años, para que, cuando termine el tiempo en la Corte queden jubilados e inhabilitados para estos cargos.

Es importante resaltar el tema autorregulación. “Deben hacerse más normas de transparencia y así regular por ejemplo la visita de los abogados, para que solo se atiendan en audiencia pública. También, se podría emular lo que hacen Cortes de otros países, donde los magistrados solo hablan a través de sentencias y no van a cócteles” agregó Borrero.

Pretelt
El caso de Jorge Pretelt es quizá lo que reventó la tapa en la corrupción. Presuntamente el magistrado habría recibido $500 millones con el propósito de favorecer a Fidupetrol en una tutela, que buscaba eximir a la fiduciaria del pago de $22.500 millones al departamento del Casanare.

Rodrigo Escobar Gil, expresidente de la Corte Constitucional, también, fue señalado como el intermediario de la operación.

Lo último que ha sucedido con el caso es que a Pretelt le reactivaron dos investigaciones por terrenos baldíos y por reforma a la ley de justicia y paz.

Mientras que, Víctor Pacheco salió del país rumbo a Panamá, otros magistrados fueron llamados a declarar y el fiscal Montealegre se declaró impedido por haber prestado servicios de asesoría a Fidupetrol, la empresa implicada.

El escándalo es tal, que algunos expertos aseguran que dentro de las Cortes, algunos funcionarios pueden negociar ilegalmente las sentencias de tutelas, los repartos o el engavetamiento de procesos. Incluso, una fuente cercana a Asuntos Legales afirmó que los problemas de corrupción no solo tocan a la Corte Constitucional sino las demás Altas Cortes y que inclusive “hay tarifas establecidas para fallar una tutela desde $100 millones”.

De acuerdo a la Corporación excelencia de Justicia, de 1992 a 2013 se han presentado 3.496 denuncias ante la Comisión de investigación y acusaciones de la Cámara de Representantes, de las cuales 1.473 fueron contra magistrados de las altas cortes y de estos, 635 procesos fueron archivados.                

Magistrado pidió licencia
Como se lo remendó su Abogado Abelardo de la Espriella, Jorge Pretelt, solicitó al Congreso de la República una licencia por dos meses. Esto mientras la justicia se pronuncia. Una vez la licencia sea aprobada, la Sala Plena de la Corte deberá elegir a una persona en su reemplazo temporal. Esta persona no necesariamente tiene que provenir del despacho de Pretelt, sino que debe ser un abogado que actualmente trabaje en la Corte. Si llega a renunciar, tendría designarse a un Magistrado encargado mientras se hace todo el proceso de postulación de aspirantes y elección en el Congreso.

Las opiniones

Nilson Pinilla
Ex magistrado de la corte constitucional

“Se han traicionado las ideas de la Asamblea Nacional Constituyente con el clientelismo de unos pocos que postulan a sus amigos y no a los más aptos para los cargos. No hay jueces corruptos sino corruptos que llegan a ser jueces y por ello, es necesario que se establezcan cambios radicales en estos altos tribunales”.

Jaime Bernal Cuellar
Ex procurador general de la  nación

“Las personas que lleguen a la Corte deberían hacerlo en lo último en su carrera y con una edad superior a los 50 años para que cuando termine el periodo queden jubiladas e inhabilitadas, así se evita que se lancen a cargos de elección popular y que litigen en la misma corte donde una vez estuvieron”.

Gloria Borrero
Dir. Corporación Excelencia en la Justicia

“Lo que tienen que hacer las Cortes es autorregularse, haciendo más normas de transparencia. También, se podría emular lo que hacen Cortes de otros países, donde los magistrados solo hablan a través de sentencias y no van a reuniones que pueda comprometerlos”.